Con drones, Star Wars se reinventa en Londres