Edwy Plenel, el hombre que revoluciona la prensa digital francesa

El fundador del exitoso periódico de internet y exdirector de ‘Le Monde’ dice que el valor democrático de esta profesión está en ofrecer contenidos de calidad, originales y exclusivos.

Edwy Plenel durante su diálogo con El Espectador. El periodista francés prometió quitarse el bigote cuando ‘Mediapart’ llegue a 200 mil suscriptores pagos. / Cortesía Embajada de Francia

De dónde salieron los recursos para financiar ‘Mediapart’?

Desde hace cuatro años el periódico vive únicamente de los suscriptores, que son sus lectores. Pero para fundar Mediapart usamos el dinero de los periodistas que quisieron apostarle a la información independiente.

 ¿Pero qué tan difícil fue monetizar esta opción periodística?

Tuvimos la convicción de defender el valor democrático de la información, su integridad, independencia, originalidad y audacia, por lo que el público iba a aceptar comprar lo que les ofrecíamos, información de calidad y exclusiva. Así logramos que Mediapart tuviera su propia independencia económica.

Usted se la jugó por el modelo de suscripciones para mantener vivo a ‘Mediapart’. ¿Qué tan lejos está de la prensa tradicional francesa?

Hoy en día contamos con 150 mil suscriptores, que son la mitad de los que compran la prensa impresa y representan más ventas diarias que las de los periódicos importantes de Francia, como Le Monde, Liberación y Le Figaro.

Pero los suscriptores deben contribuir de alguna manera para que su modelo funcione...

Todo suscriptor puede entrar al Club de Mediapart, que es un espacio público. El debate de opinión está hecho alrededor del lector, eso es lo que demuestra la experiencia de Mediapart, así se puede entender el valor del periodismo y no estamos condenados a la gratuidad publicitaria que nos lleva al entretenimiento.

¿Qué límites tiene esa participación de los usuarios?

Estamos en una cultura políticamente liberal, no hay una moderación a priori del debate de los suscriptores, es como la palabra en inglés fresh beats. La gente cuenta con una suscripción y puede tener seudónimos, el debate es más controlado y se crea un conversatorio democrático. Si hay una falta, existe una alerta que los mismos lectores activan.

¿La jerarquización de la información la definen siempre los periodistas?

Es un periódico, no un sitio web. Tenemos tres ediciones al día: mañana, mediodía y noche. No estamos en el flujo de la inmediatez, así que existe una agenda en donde los periodistas publican las cosas importantes.

¿Cuáles son las particularidades digitales de ‘Mediapart’?

La primera es que interviene con un público que ya sabe muchas cosas, así que los periodistas deben seleccionar los temas. Está un flujo de actualidad donde los periodistas ponen lo que está en todos los medios y que la gente tiene que saber, y la revista de la web, donde están los links de los otros sitios para que los lectores vean lo que es interesante. La segunda es que es un periodismo durable, porque está el texto hiperlink, en el que el artículo sigue estando en la memoria del periódico y la noticia nunca va a estar aislada. Es un periodismo que tiene memoria.

Aparte del desafío de abrirse campo en pleno proceso de transformación de los medios, ¿qué es lo más difícil de hacer periodismo en Francia?

Es menos difícil que acá, porque aquí el periodista arriesga más su vida. En Francia todavía no los matan, pero siempre se vive en un combate en donde lo que está en juego es su reputación.

¿Qué periódico le gusta más, el digital o el de papel?

Para mí el periodismo digital no es diferente al de papel. Simplemente es mejor, porque está relacionado con el público, tiene una memoria de la información y puede ser más profundo. No está tan presionado por el tamaño de los artículos, además, tiene todas las herramientas de la multimedia que se pueden aprovechar.

¿Qué les recomienda a quienes hacen periodismo multimedial?

Que hay que contar con bastante dinero para tener los contenidos suficientes para convencer al público de que hay que pagar. Este caso se puede volver ideal: un periódico que solamente vive de sus lectores. Es el lema de Mediapart, sólo sus lectores nos pueden comprar y controlar.

¿Hay crisis o transformación de los medios impresos?

No creo en el final de la prensa de papel; sin embargo, están los problemas de los gastos de la prensa impresa y su difusión; problemas que la revolución tecnológica acaba, hay que hacer una transición entre estas estructuras.

[email protected]