EE.UU. prohíbe venta de kits personales para analizar ADN

Una de las empresas afectadas es la popular 23andMe que cuenta con el respaldo de Google.

Por tan sólo US $99 ($190.000) la compañía de origen norteamericano 23andMe ha ofrecido desde hace cinco años a sus clientes alrededor del mundo la posibilidad de husmear en su ADN para conocer el riesgo que puedan tener de 240 enfermedades e incluso descubrir con cuáles personajes de la historia universal comparten linaje.

Pero el próspero negocio, que cuenta con el respaldo de Google, ha comenzado a tambalear tras el anuncio hecho esta semana por la Administración de Alimentos y Medicinas de Estados Unidos (FDA). En un comunicado, la agencia ordenó a la compañía poner fin a la venta de sus exámenes de ADN personalizados, por considerar que no ha demostrado que esa tecnología esté respaldada por estudios científicos.

23andMe, como muchas otras compañías que han entrado al negocio, envían a sus clientes un sencillo kit casero con el que deben tomar una muestra de saliva que contenga algunas células de las que se puede extraer el ADN. Luego de analizar el ADN, los clientes reciben un reporte en el que se indica parte de su linaje y riesgo de enfermedades. O al menos eso es lo que prometen, porque para la FDA está claro que no hay pruebas que sustenten tanta exactitud en la lectura de los genes.

En una carta de advertencia, los reguladores argumentaron que la empresa no ha demostrado que las pruebas son seguras o efectivas pese "a más de 14 reuniones presenciales y de teleconferencias" y "cientos de intercambios de correos electrónicos". Para la agencia, muchas personas podrían tomar la decisión de someterse a procedimientos médicos o farmacológicos basados en esos resultados que podrían estar llenos de errores.

23andMe, y el resto de compañías que ofrecen el mismo servicio, se han defendido a lo largo de varios años aduciendo que solo suministran información y no un servicio médico.
La advertencia de la FDA pone el dedo sobre las promesas que la compañía hace a sus clientes, por ejemplo, eso de constituir el "primer paso en la prevención" de enfermedades como diabetes, enfermedad cardíaca y cáncer de mama.

La popular empresa 23andMe fue cofundada por Anne Wojcicki, quien hasta hace poco era la esposa de Sergey Brin, cofundador de Google. Tanto Google como Brin han invertido millones de dólares en la empresa.

Hoy los genetistas están de acuerdo en que es muy fácil y barato conseguir los datos en bruto del ADN de una persona, pero esta información resulta prácticamente inútil por ahora. En un artículo publicado en la revista Scientific American en 2012, la periodista científica Nancy Shute recordaba que "la lectura genética de un individuo debe ser comparada con montones y montones de lecturas de otras personas para que los médicos puedan entender cuáles patrones genéticos son importantes indicadores de enfermedad y cuáles pueden ser ignorados".

Euan A. Ashley, profesor asistente de cardiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford argumentaba en esta misma revista que, “secuenciar el ADN hoy en día es un proceso rápido y barato. ¿Pero el análisis? Wow. Eso no es rápido ni económico”.

Temas relacionados