El aborto de Beatriz

Crece la polémica en el país centroamericano por la madre de un niño de dos años, embarazada de nuevo y con lupus, que pide autorización para abortar.

Hospital Nacional de Maternidad de El Salvador, donde se encuentra Beatriz. /AFP
Hospital Nacional de Maternidad de El Salvador, donde se encuentra Beatriz. /AFP

Según análisis médicos, el bebé de 25 semanas que espera Beatriz padece anencefalia (ausencia total o parcial del cerebro) y morirá al nacer. Ella, una mujer joven, madre de un niño de dos años está enferma de lupus eritematoso discoide, un mal que debilita el sistema inmunológico. Por tal razón, Beatriz le pidió a la Sala de lo Constitucional de El Salvador que le autorice un aborto, pues su embarazo es de alto riesgo y su vida corre peligro.

La Corte ordenó una serie de pruebas que incluyeron un examen hecho a Beatriz por el Instituto de Medicina Legal más muchos exámenes médicos en el Hospital de Maternidad y concluyó que "no existe vulneración de derechos a la salud y vida alegadas" y por lo tanto no autorizó el aborto. La Corte también determinó que "el Estado deberá adoptar las providencias necesarias para que la señora Beatriz sea atendida por médicos de su elección". El tribunal destacó que el Estado "está obligado a garantizar que el equipo médico tratante tenga la protección que corresponda para ejercer plenamente su función de acuerdo a las decisiones que, basadas en la ciencia médica, dicho equipo médico adopte".
En la resolución, la Sala aclaró que "los derechos de la madre no pueden privilegiarse sobre los del que ha de nacer ni viceversa y recordó que la Constitución prohíbe la práctica del aborto.

El caso dividió al país. El arzobispo San Salvador, José Luis Escobar, pidió en varias oportunidades a la Sala de lo Constitucional no autorizar el aborto a la mujer, pues permitirlo sería como "abrir las puertas a más demandas para efectuar más abortos". Grupos de feministas dijeron que la sentencia era un "atropello al derecho a la vida de Beatriz".

"El Estado salvadoreño será el responsable si algo le llega a ocurrir a Beatriz a causa del embarazo de alto riesgo que padece, están jugando y atropellando el derecho a la vida que tiene una mujer", consideró Ima Guirola de la asociación Cemujer, según reporta la prensa de ese país. Hoy entró en el debate la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que recomendó que a Beatriz le fuera garantizado su derecho a la vida, pues "su embarazo conlleva un alto riesgo de muerte". El texto hace énfasis en: "Debido a las condiciones de salud de la madre, este embarazo atenta contra su vida, hecho que amerita que se tomen medidas extremas y urgentes para salvaguardar su salud".

Temas relacionados