El arte es cada vez más azul

Un joven investigador del Instituto Karolinska, en Suecia, analizó la información de 120.013 pinturas entre 1800 y 2000.

“Desnudo azul”, de Pablo Picasso, quien atribuyó el período en que usó obsesivamente este color a la muerte de un amigo.

Martin Bellander, un estudiante de psicología del Instituto Karolinska, en Suecia, cuenta en su blog que la idea de investigar la transformación de los colores en el arte de los dos últimos siglos surgió tras leer un par de artículos sobre el mismo cambio en los avances y afiches de películas.

En 2012 un programador, Vijay Pandurangan, discutía con una amiga sobre cómo los afiches cinematográficos cada vez le parecían más azules y oscuros. Su amiga lo retó a probar esa hipótesis y fue así como se sentó a escribir un programa de computador que analizara el cambio de color en una muestra de afiches desde 1914. La gráfica que emergió de su sencillo experimento mostró que el azul ha ido desplazando al más cálido naranja.

Tras revisar ese trabajo y otro similar sobre el cine, Bellander se preguntó si la misma tendencia se repetía en la historia del arte. “Decidí intentar algo similar, pero con datos de un período de tiempo mayor que la era de las películas”, cuenta en su blog. Mientras escribía el código informático necesario para el proyecto, bajaba de internet 120.013 pinturas disponibles en sitios como BBC, Google Art Project, Wikiart o Wikimedia.

Al obtener el resultado de su búsqueda, la conclusión fue evidente: “Parece existir una tendencia confiable al incremento del azul en las pinturas a lo largo del siglo XX. De hecho, todos los colores aumentan a expensas del naranja”.

¿Por qué está aumentando el azul? Tras explorar diversas opiniones en la red y entre amigos, cuatro hipótesis se proyectaron como posibles. Una primera insinúa que la percepción de colores cambia con las culturas. Otra hipótesis apunta a la forma como las cámaras digitales registran los azules y colores oscuros. La tercera es que con el paso del tiempo las resinas de las pinturas cambien hacia los azules. Una última posibilidad sería que el color azul ha sido tradicionalmente más costoso que otros colores.

Bellander explica en su blog los diferentes análisis que hizo para comprobar o descartar estas hipótesis. No encontró, por ejemplo, señales de que se trate de un efecto de las cámaras fotográficas. Cree que el fenómeno posiblemente se explique por una combinación de factores, uno de los que obviamente sería el cambio en las tendencias en el uso de colores.

“Si tiene alguna idea sobre esto o análisis o preguntas, deje un comentario”, escribió el psicólogo al final de su blog.

Pablo Picasso recordaba años después de concluir su famoso período azul, en el que obsesivamente pintó cuadros en los que predominaba ese color, que el período se inició “cuando me enteré de la muerte de Casagemas”, un amigo que se suicidó en París. Además de retratos de su amigo, entre 1901 y 1914 Picasso pintó personajes como prostitutas, mendigos, ciegos, hombres y mujeres desesperados, tristes, ansiosos.

Puede ser que una parte de la respuesta que persigue Bellander esté escondida en el corazón de los artistas desde Picasso hasta hoy.

“Lo que está claro es que cuando se trata de la pintura actual, el naranja es muy 1800”, escribió Erin Blakemore en un artículo sobre el tema para la revista Smithsonian.