El cerebro "saca la basura" cuando dormimos

“Creo que hemos descubierto por qué dormimos”, señala Maiken Nedergaard, investigadora de la Universidad de Rochester (Estados Unidos), al referirse a un estudio que ella lideró y que pretendía demostrar la naturaleza reparadora del sueño.

El sistema que limpia al cerebro es diez veces más activo durante el sueño.

Para Nedergaard, “dormimos para limpiar el cerebro; dormir parece ser el resultado de la liquidación activa de los subproductos de la actividad neuronal que se acumulan durante la vigilia”.

El trabajo, publicado en la revista Science, apunta que durante el sueño el cerebro es muy activo en la eliminación de residuos, como la proteína beta-amiloide responsable de la enfermedad de Alzheimer y otros trastornos neurológicos.

El sistema conocido como glinfático, que fue descubierto el año pasado por los mismos investigadores, suple el papel del sistema responsable de la eliminación de residuos celulares en el resto del cuerpo —el sistema linfático—, cuya función no se extiende al cerebro.

El proceso de este órgano para limpiar residuos no era conocido hasta ahora por los científicos, ya que, al observarse sólo en el cerebro vivo, no fue posible hacerlo hasta la llegada de nuevas tecnologías de imagen como la microscopía de dos fotones.

Gracias a esta técnica, los investigadores pudieron observar en ratones —cuyos cerebros son muy similares a los de los seres humanos— una especie de sistema de tuberías en los vasos sanguíneos que permite al líquido cefalorraquídeo “lavar” los residuos e incorporarlos al sistema circulatorio para acabar, finalmente, en el hígado, que elimina de la sangre las sustancias nocivas para el organismo.

Los científicos de Rochester comprobaron que el sistema glinfático es casi diez veces más activo durante el sueño y que, al dormir, el cerebro elimina de forma significativa más beta-amiloide.