El deporte 'legaliza' el porro

Agencia mundial antidopaje quiere ser más tolerante con el consumo.

La prohibición del cannabis, según muchos críticos de la vertiente moralista de la legislación mundial antidopaje, solo servía para que los laboratorios perdieran el tiempo e hincharan sus estadísticas, para que las autoridades políticas pudieran seguir cantando aquello del deporte como escuela de comportamiento y para arruinar la vida a algunos deportistas que se fumaron un porro y no por ello mejoraron su rendimiento (aunque posiblemente sí su bienestar).

De todo ello se puede hablar ya en pasado, pues la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) ha decidido si no legalizar completamente sí al menos aumentar el nivel de tolerancia del tetrahidrocannabinol (el principio activo de la planta Cannabis sativa, de la que se derivan la marihuana y el hachís) en aras, sobre todo, de una mayor eficiencia.

A partir de el lunes pasado, el límite de detección necesario para dar un positivo de marihuana fijado hasta ahora en 15 nanogramos por mililitro de orina se multiplica por 10, hasta 150 nanogramos por mililitro. Con esta medida descenderá espectacularmente el número de positivos ligados fundamentalmente al uso recreativo de la sustancia, y no al deportivo, que en 2011, según las últimas estadísticas, fue de 445 en todo el mundo (un 8% de todos los positivos, el tercer grupo con más casos, después de los 3.325 positivos por anabolizantes y 718 por estimulantes. Por EPO y factores de crecimiento solo hubo 125 casos).

'Con la elevación del umbral de detección ganaremos tiempo para concentrarnos en la búsqueda de sustancias más importantes', dice Jesús Muñoz Guerra, director del laboratorio antidopaje de Madrid, quien admite que aunque sí que ha habido casos en que detectaban cantidades de cannabis superiores a los 150 nanogramos, la mayoría de los positivos que ha cantado su laboratorio era por cantidades inferiores, lo que hacía pensar que el consumo se había producido en días anteriores al control. Incluso, tan bajo era el umbral de 15 nanogramos, que algunos positivos quedaban explicados por la inhalación accidental del humo de algún porro fumado por otras personas.

Estos hechos generaban múltiples problemas, ya que el cannabis solo está prohibido en competición (por sus presuntos efectos relajantes que tanto se buscan en deportes de precisión) y no se busca en los controles por sorpresa.

Aunque la sanción por dopaje por cannabis nunca alcanzaba los dos años estándar fijados para las sustancias clásicas (EPO, testosterona) y consistía normalmente en una mera amonestación o tres meses como máximo, la mala publicidad inherente a un positivo y el escándalo social que de vez en cuando le acompaña han contribuido a marcar la carrera de algunos grandes deportistas. Además, un positivo por un porro cuenta como antecedente para agravar una segunda sanción en caso de reincidencia.

El gimnasta español Gervasio Deferr, por ejemplo, ganó múltiples recriminaciones y sermones y perdió una medalla de plata en suelo de un Mundial, un oro en Copa del Mundo y varios miles de euros en premios y en beca no percibida tras ser suspendido tres meses por un positivo por cannabis en octubre de 2002.

Otro caso que generó titulares grandes y dolor para su protagonista fue el del portero del PSG Bernard Lama, positivo en febrero de 1997. Considerado en aquellos momentos quizás el mejor portero del mundo, Lama fue suspendido dos meses, el PSG no le renovó (acabó en el West Ham), con lo que perdió su puesto de titular en la selección francesa. Así, en julio de 1998 contempló desde el banquillo cómo su sustituto bajo los palos, Fabien Barthez, se convertía en el gran ídolo (y su calva en el amuleto de sus compañeros) tras ganar Francia en París su Mundial. 

Temas relacionados