El descanso como fuente de vida

En tiempos de constante cambio y ritmo acelerado es determinante hacer una pausa para cuidar el cuerpo y mantener una buena salud. Alimentación, actividad física y horas de sueño son la clave.

Getty Images

Las jornadas de estudio, el trabajo excesivo o las tareas cotidianas hacen que las personas gasten más energía y necesiten un tiempo para recuperarse y mantener la salud. Un tiempo de descanso, que es una de las tareas obligadas de toda persona y que hoy con tantas actividades se está descuidando y no se visualiza el impacto negativo que puede generar en el cuerpo al no tomarlo.

¿Pero qué es el descanso? Es el momento en el cual se produce una disrupción de las actividades habituales del cuerpo y se permite el restablecimiento de su funcionamiento normal. El momento de dormir o el sueño es el mejor ejemplo de descanso para el cuerpo. De hecho, este ocurre como forma de ventaja evolutiva que permite varios efectos en el cuerpo: formación de memoria, consolidación del aprendizaje, liberación de hormonas y sincronización de los diferentes sistemas y órganos del cuerpo. Es decir, el descanso es un momento ideal que permite al cuerpo organizarse, sincronizarse, repararse y seguir funcionando.

Además de dormir, se puede descansar al hacer pausas en el trabajo, hablar con las personas de confianza acerca de los temas que pueden generar preocupación o, por el contrario, los proyectos y sueños que se tienen en mente. Según Hernando Santamaría, docente de la Facultad de Medicina de la Universidad Javeriana, “al tener redes con las cuales se pueda conversar, tener una interacción y compartir proyectos se puede llevar de una mejor forma la vida y evitar situaciones de caos o agotamiento excesivo”.

También se puede buscar un descanso en actividades como pintar, practicar algún deporte, ir a cine o caminar por un parque. Actividades sencillas que impactan de forma positiva el transcurso de la vida. El médico Andrés Jagua explica cómo la falta de descanso puede afectar la salud y nos da algunas recomendaciones para que este sea óptimo.

¿Cuál es la importancia del descanso?

No descansar conduce al cuerpo a un estado permanente de estrés. El estrés es una respuesta natural y normal del cuerpo para adaptarse a los cambios que ocurren en el medio, sin embargo, cuando esta ocurre de forma crónica se presenta la sobrecarga adaptativa, es decir, el efecto en el tiempo de la respuesta al estrés y con el tiempo, nos referimos a una ventana de tiempo de varios años que puede ser de una década. No descansar adecuadamente conduce a una respuesta de estrés crónica.

¿Consecuencias en salud de no descansar?

Pueden aparecer enfermedades que son consecuencia de afectaciones en el funcionamiento del cuerpo, como diabetes, hipertensión arterial, cáncer, envejecimiento prematuro, enfermedades del sistema inmunológico como la artritis, colon irritable o enfermedades emocionales como la depresión y la ansiedad.

 

¿Cómo lograr el descanso adecuado?

  •  Establezca un horario para empezar a dormir y para levantarse.
  • Esto le permite al cuerpo tener el hábito necesario para lograrlo.
  • Evite trabajar o realizar actividades en la cama.
  • Este es un espacio dedicado al descanso. Antes de dormir realice una actividad que le permita disminuir sus niveles de estrés.
  • Escuchar música, meditar, orar o leer suelen ser actividades beneficiosas.
  • Disminuir el consumo de grasas saturadas y azúcares refinados que suelen producir mayor daño en las células, lo que genera alteraciones en los tiempos de descanso del cuerpo.
  • Al menos una vez a la semana busque un espacio para descargar su mente de los problemas.
  • Actividad física preferiblemente hágala durante el día y evítela en la noche. A muchas personas, por el esfuerzo que se realiza, les reduce la capacidad de dormir.

Signos de alarma

  •  Al levantarse, si siente que está igual de cansado que cuando se acostó.
  • Si se siente triste o ansioso de forma constante.
  • Si siente gran irritación sobre cualquier contratiempo.
  • Si presenta dolores musculares al levantarse.
  • Siente deseos de llorar de forma constante.
  • Evita el afrontamiento de problemas permitiendo que estos se aplacen y no se realicen cambios sobre las situaciones que conducen a él.
  • Si los problemas consumen la mayor cantidad de tiempo de la generación de ideas y pensamientos en el día.
  • Padecer de males crónicos o degenerativos, gripes frecuentes, dolor fuerte, hipertensión, cáncer o diabetes conduce a un menor nivel de descanso.

825254

2018-11-23T12:21:24-05:00

article

2018-11-25T11:23:00-05:00

mmorenot_250622

none

Redacción Especiales *

Actualidad

El descanso como fuente de vida

31

4758

4789