El drama de Buddy, el perro preso en España

El cachorro, retenido desde el 12 de junio en el aeropuerto El Prat, de Barcelona, podría ser sacrificado.

Buddy, el cachorro retenido en el aeropuerto de El Prat.

Buddy es por estos días el cachorro más popular en las redes sociales. Todo por cuenta de la situación por la que atraviesa desde el pasado 12 de junio, cuando fue retenido en el aeropuerto El Prat, de Barcelona, luego de que su dispositivo de identificación no pudo ser leído por las autoridades, que de inmediato le negaron el ingreso al país.

El cachorro, que permanece en las dependencias del aeropuerto "con todas las garantías" y a la espera de encontrar una solución al problema, llegó a España procedente de Estados Unidos, donde su dueña una ciudadana española lo compró durante su visita a ese país.

A pesar de ser muy pequeño, Buddy tiene más de tres meses, la edad mínima permitida para ingresar a la Unión Europea. Además está vacunado contra la rabia y tiene el microchip en el que consta toda esta información, otro de los requisitos para ingresar al bloque. Sin embargo, cuando pasó por la aduana, las autoridades no pudieron leer el dispositivo.

Como no hay otra manera de comprobar si el cachorro está inmunizado, podría ser sacrificado. "Hemos probado con todos los lectores que tenemos en el aeropuerto, también con los que verificamos la entidad de otros animales con microchip norteamericano, y con otros que han aportado los propietarios, pero no hemos podido leer el microchip", contó el director del área de Agricultura de la Delegación del Gobierno, José Luis Guarga, según informa El País.

Guarga explicó, sin embargo, que estudian "la posibilidad de llevar al animal a un centro veterinario especializado, vacunarlo de la rabia y que esté en cuarentena, transcurrido este tiempo podría quedar en libertad y acceder a la Unión Europea con garantías de seguridad para las personas".

Cuando la dueña se enteró de que, si el problema persistía, Buddy podía ser deportado o sacrificado, entró en pánico. Entonces, con la ayuda de sus conocidos, comenzó una campaña en las redes sociales para exigir su liberación.

Más de 80.000 personas han firmado la petición que está en marcha en Change.org para que dejen salir a Buddy del aeropuerto.
 

Temas relacionados

 

últimas noticias