El especial de Halloween que salió mal a BBC

El 31 de octubre de 1992 la cadena presentó un falso reality en el que una familia vivía fenómenos paranormales en vivo. A pesar de que horas más tarde se aclaró que no era real, se cree que la emisión provocó el suicidio de un espectador.

Cerca de 11millones de personas en Inglaterra vieron en la noche del 31 de octubre de 1992 lo que se había anunciado como una investigación en vivo de sucesos paranormales que venían ocurriendo en una casa en el suburbio de Northolt (Londres), en donde vivía Pam Early, y sus dos hijas Suzanne y Kim, quienes habían sido intimidades por presuntas fantasmas que se encontraban en la casa.

La emisión comenzó en el estudio de BBC, donde los presentadores Michael Parkinson y Mike Smith dieron una introducción de lo que venía ocurriendo en la casa y a la menor de las Early, Kim, a quien los fantasmas, que decidieron llamar Pipes (tuberías) la habían atormentado por días y supuestamente le rasguñaron la cara. Además,en medio de la lenta transmisión, desde el estudio se invitaba a los espectadores a llamar a la línea en pantalla, para que contaran sus historias.

Otros dos presentadores, Craig Charles y Sarah Greene, se encontraban en la casa embrujada, donde estuvieron hablaron con la familia y sus vecinos, los principales testigos de lo que presuntamente venía ocurriendo en el lugar, hechos que eran analizados por un experto paranormal, que alternaba sus declaraciones con las llamadas de televidentes, que hacían comentarios sobre el caso y hablaban de sus experiencias, según informó el canal, a ellos les avisaron, antes de ser presentados en vivo, de que el programa era de ficción. 

Al transcurso de la transmisión, que duró 90 minutos, la presencia paranormal fue cada vez más evidente, a tal punto que uno de los espíritus (llamados pipes porque hacían ruidos similares a los que hacen las tuberías) identificado como Raymond Tunstall, logró arrastrar a la presentadora Sarah Greene, momentos previos a que la sesión, se saliera de control y el grupo de “pipes” se apoderaran de los estudios de BBC, ante el evidente susto de sus presentadores, y del transmisor, lo que en cierta forma, hacía prever que también se habían tomado las casas de los televidentes. 

Durante la emisión, la cadena recibió más de 500.000 llamadas. A pesar que al finalizar del programa se hizo la aclaración que se trataba de ficción, el pánico fue generalizado y al menos 2.000 quejas fueron presentadas en los siguientes días ante el Consejo de Normas de Emisión. El documental fue vetado y por diez años, la cadena se abstuvo de reproducir el especial de Halloween presentado en 1992.

Dos años después, en 1994, el British Medical Journal publicó un informe en el que hablaba de como el falso documental provocó estrés postraumático en dos niños de diez años y, además, describía como el joven de 18 años Martin Denham, con una discapacidad mental, no había aguantado la presión de encontrarse con un fantasma en su casa y se suicidó cinco días después de la transmisión, al creer que las fallas en la calefacción de su casa las había provocado los “pipes”, que aparecieron en el hogar de la familia Early. 

BBC fue absuelta de cualquier responsabilidad, pero se abstuvo por 10 años de publicar el especial, hasta 2002 en que apareció su versión en DVD. 

El programa fue dirigida por Stephen Volk, quien se basó en otra historia de los años 70, Einfield Poltergeist, en la que una familia londinense se había trasteado a una casa donde escuchaban golpes y veían como los muebles se movían. El relato se convirtió en un mito urbano, a tal punto que un fotógrafo decidió visitar la casa y a su salida habló de un muñeco que hayó demasiado caliente y cómo una pieza lego lo golpeó en la cara.

Volk, luego de la polémica desatada aseguró que el falso documental era una sátira a la confianza desbordada que podrían tener los espectadores sobre un medio de comunicación, y en especial, en televisión. La transmisión en el momento, recordó como en 1938, Orson Welles logró generar mayor pánico, cuando decidió transmitir por radio "La guerra de los mundos", una historia de ficción contada en el formato de noticiero, sobre la llegada de extraterrestres que se tomarían Estados Unidos. Fue tal la conmoción que el caos se apoderó de las calles de Nueva York y Nueva Jersey.

La histórica transmisión de BBC ha sido ampliamente recordada, a tal punto que fue inspiración de los creadores del Proyecto de la Bruja de Blair y ha sido base de otros programas como la película Seminci 31/10, Actividad Paranormal y un capítulo de El doctor Who, en el que fantasmas aparecen en todo el mundo, luego de la transmisión de un programa llamado Ghostwatch.