El fin de 16 años en huelga de hambre

Irom Sharmila anunció que el 9 de agosto volverá a comer una década y media después de iniciada su protesta contra la represión militar en su región natal, Manipur (India).

Irom Sharmila lleva 16 años en huelga de hambre en contra de la ley especial que tienen el Ejército en India contra los separatistas. / Archivo EFE

En noviembre de 2000, diez personas que esperaban en una parada de autobús en el pueblo de Malom en Manipur, al nordeste de India, fueron asesinadas a manos del Ejército. Esto, gracias a la Ley de Facultades Especiales de las Fuerzas Armadas (AFSPA) que les permite a los militares arrestar, torturar y allanar, sin una orden judicial, a los sospechosos de hace parte de movimientos insurgentes secesionistas.

Estos hechos, fueron la motivación de Irom Sharmila para iniciar una huelga de hambre en contra de las facultades que se le otorgaron a los militares tanto Manipur, en la frontera con Myanmar, donde la alta tasa de desempleo ha influenciado en la proliferación de movimientos separatistas y grupos armados, como en Cachemira, un territorio que se ha disputado India y Pakistan por cerca de 70 años.

Tan pronto Sharmila, una poeta, activista y defensora de derechos humanos, decidió iniciar la huelga de hambre, días después de cometido el asesinato de las diez personas en Malom, su nombre retumbó en el mundo, pero su solicitud de abolir la ley especial y juzgar a los responsables de estas atrocidades poco fue escuchada por las autoridades indias que decidieron juzgarla por intento de suicidio y obligarla a comer a través de una sonda en la nariz, por la que enfermeras del hospital carcelario de Jawaharlal Nehru en Imphal, capital de Manipur, la alimentan tres veces al día.

Así ha pasado su vida en los últimos 16 años, la apodada “dama de hierro”, que a diferencia de  Margaret Thatcher, decidió dedicarse a la meditación y la poesía, ante sus largos periodos de internamientos, en los que se encontró incomunicada, siguiendo el principio de Mahatma Gandhi sobre la no violencia y así mismo, asistiendo reiteradamente ante las autoridades locales, que hasta 2014 la mantuvieron presa.

Tal es la fama de la mujer que sus seguidorescon carteles y camisetas con su nombre se apostaban a las afueras de la cárcel para darle apoyo con gritos como "¡nunca diré que vengo de la tierra de Gandhi! ¡Yo vengo de la tierra de Sharmila!", muchos se mostraron a favor por los cerca de 16 años de la causa de la mujer que se declaró encontra de las violaciones, torturas y desapariciones del ejército indio. 

Pero la huelga de hambre, considerada la más larga en la historia la finalizará el 9 agosto, fecha en la que anunció en su última citación ante un tribunal que volverá a comer. Esto debido, a que se dedicará a la política y se presentará como candidata independiente por la circunscripción de Malom. "El gobierno no ha estado escuchando nuestras voces y ha suprimido nuestro movimiento, la única manera de imponer el cambio es a través del proceso electoral", aseguró.

Sharmila ha inspirado a cientos de jóvenes indios y ahora pretende llegar a ellos con una única propuesta, eliminar la ley que permite al Ejécito actuar bajo su propia autoridad y que, además, la llevó a iniciar una protesta en la que lleva cerca de 16 años. 

Temas relacionados