El freno que evitó la muerte en Londres