“El Internet de las cosas”

El pasado martes Windows presentó en Colombia su más reciente actualización en materia de plataformas para empresas.

Windows

“La era de los ambientes inteligentes ha comenzado y estamos brindando una plataforma que permite a las compañías, de todos los tamaños, formar una cultura de datos y asegurar que las perspectivas lleguen a todos los individuos de todas las organizaciones”. Con esta frase de Satya Nadella, gerente de Microsoft, inició el lunes pasado la presentación del SQL Server 2014, lo nuevo de la compañía de Redmond en materia de servicios para empresas.

Para ello Daniel Paz, gerente de productos de plataforma de Microsoft para el país, inició hablando de “El Internet de las cosas”, un concepto que puede resultar desconocido para muchos aunque esté empezando a abordar la mayoría de los ámbitos la vida diaria. Se trata de “la red de objetos que tienen tecnología digital para comunicarse entre sí y con los usuarios”, según el ejecutivo.

Aunque esto suena sencillo, las implicaciones del concepto son más profundas de lo que se podría pensar. Hoy en día tenemos no solo celulares, tabletas y computadores conectados a Internet, también existen relojes, pulseras, collares, automóviles y hasta baberos para bebés enlazados a la red, monitoreando ciertas actividades humanas y generando gran cantidad de datos.

Y es que la información se produce en todas las cosas, solo que la era digital ha hecho que la labor de recolectarla sea más fácil. No obstante Microsoft afirma que la cantidad de datos es demasiada, está desordenada y la mayoría de las personas y las empresas no saben cómo dominarla. Situación que se da como fruto de la disminución en el costo de los dispositivos y el aumento de la demanda y la oferta de máquinas conectadas a Internet.

“Empresa que domine los datos, dominará al mundo”

Tener una gran cantidad de información no sirve de nada si no hay una manera de conectarla, clasificarla y analizarla para generar una perspectiva que permita tomar la mejor decisión, tanto a personas como a empresas. De ahí que Nadella hable de la necesidad de formar una “cultura de datos”, en la que Microsoft tiene como herramienta insignia al SQL Server.

Se trata de un sistema que usa el modelo relacional para la gestión de bases de datos, que el gigante de Redmond viene ofreciendo a pequeñas, medianas y grandes empresas desde 1989 y que a estas alturas ya es considerado como el más implementado del mundo. Este año alcanza la versión 2014 y viene con actualizaciones que entre otras cosas buscan sacar un mayor provecho de la nube.

El atractivo de la herramienta de Microsoft radica en la aparente sencillez mostrada por su interfaz gráfica; la persona que entre a usar el sistema se encontrará con una barra de búsqueda donde puede poner la información que necesita, una comparación entre el PIB de Colombia y el de Brasil, por ejemplo. Este a su vez decidirá la mejor manera de mostrar en pantalla la información solicitada, ya sea en cifras, mapas o tablas, solo por mencionar algunas. Lo anterior convierte al sistema en una herramienta intuitiva que realiza consultas ágiles y que ayuda a tomar una decisión.

No obstante, lo que hay detrás de esto es mucho más complicado. El SQL Server puede funcionar gracias al uso de centros de datos, donde grandes computadoras almacenan toda la información; por medio de la nube, donde la misma se guarda en un formato digital, o por medio de un sistema hibrido que combina las dos anteriores. Entre las opciones, la menos preferible es la primera.

Al contratar un centro de datos se necesita también comprar un hosting o un servidor secundario en caso de que el primero no funcione y se pierda la información guardada, esto significa una inversión costosa. Hay que agregar que el espacio de los mismos es limitado, lo que conlleva a una posible caída del sistema si el número de datos o de usuarios llega a su tope.

Por su parte, las otras dos opciones fusionan el SQL Server con AlwaysOn, otro servicio de Microsoft que crea una copia de seguridad en la nube para cada dato que sea ingresado. Allí el espacio es ilimitado, pero cada empresa contrata el que cree necesario, sin embargo, dado el caso de que este llegara a su límite, Paz asegura que la nube “se vuelve elástica” para que el servicio nunca se caiga. Cuando las cosas se normalicen, el usuario paga solo por el espacio adicional que se usó.

Esta plataforma, conocida como “in-memory” también asegura que la velocidad de trabajo sea entre 100 y 400 veces más rápida. Según IDC, una de las empresas de análisis más importantes del mundo, adoptar un enfoque de este tipo, holístico, ayudaría a las organizaciones a “lograr un dividendo de datos de cerca de $1.6 billones de dólares en utilidades adicionales”.

Y al parecer si funciona. Según Paz, el sistema SQL está presente en el 97 por ciento de las empresas grandes del país, a lo que se le suma que la adopción de la nube en el mundo vio en el último año un crecimiento de entre el 300 y el 400 por ciento. Todo gracias al “Internet de las cosas” que cada vez genera más datos que necesitan ser guardados y analizados de la mejor manera posible.

495403

2014-05-29T19:17:58-05:00

article

2014-05-29T19:19:48-05:00

none

Esteban Dávila Náder

Actualidad

“El Internet de las cosas”

30

5470

5500