El ladrón más tonto del mundo

En dos minutos el ladrón solo pudo robar dos ordenadores portátiles y destruyó el resto que quiso llevarse. Además dejó sus papeles en la escena del crimen.

 Un incidente bastante curioso ocurrió en la ciudad bielorrusa de Slutsk.

Por la noche, un ladrón entró en una tienda de tecnología después de romper la puerta de cristal del comercio.

 
Pero cometer el hurto no resultó tan fácil como él pensaba.
 
En dos minutos el ladrón solo pudo robar dos ordenadores portátiles y destruyó el resto que quiso llevarse.
 
Lo más llamativo del caso es que al salir de la tienda, el delincuente dejó sus documentos justo enfrente de la entrada principal.
 
Por este motivo fue rápidamente encontrado por la Policía y se encuentra bajo custodia.