El Papa prepara encíclica sobre la pobreza

Francisco fustiga a menudo la riqueza y la mundanería, incluida en la Iglesia.

El papa Francisco prepara una carta encíclica sobre la pobreza y firmará la que está acabando de redactar el papa emérito Benedicto XVI, según reveló un obispo italiano.

Monseñor Luigi Martella, obispo de Molfetta (sur), contó en su revista diocesana su encuentro del 13 de mayo con el papa Francisco, en el marco de visitas de trabajo ad limina que todos los obispos italianos efectuaron en las últimas semanas al Vaticano.

"Al final, quiso hacernos una confidencia, casi una revelación: Benedicto XVI está terminando de escribir la encíclica sobre la fe que será firmada por el papa Francisco", escribe el prelado.

"Después de esto, Francisco tiene la intención de iniciar su primera encíclica sobre los pobres "Beati pauperes"" ("Felices son los pobres", según una de las "beatitudes" pronunciadas por el Crist).

"La pobreza, precisó el Papa, no se tomará en un sentido ideológico o política, pero en un sentido evangélico".

Según el obispo italiano, cuya confidencia fue hallada por la agencia de informaciones sobre el Vaticano I.Media, el papa Francisco "habló de Benedicto XVI con mucha ternura", de su impresionante memoria, confiando que le había encontrado "físicamente cansado" durante su primer encuentro en Castel Gandolfo, el 23 de marzo.

"Ahora, va mucho mejor", indicó Francisco sobre su predecesor de 86 años, ahora retirado en el monasterio Mater Ecclesiae, en la colina del Vaticano.

Cuando la dimisión de Benedicto XVI se anunció en febrero, su redacción de la encíclica sobre la fe, tercera "virtud teologal" con la esperanza y la caridad -sobre las que redactó otras dos encíclicas- estaban prácticamente acabada.

El padre Federico Lombardi, su portavoz, había considerado probable que el papa Francisco la retome a su cuenta. Ninguna divergencia doctrinal separa a los dos papas que cohabitan en el pequeño Estado.

La encíclica "Deus caritas est" (2005) de Benedicto XVI ya había sido iniciada por Juan Pablo II y parcialmente preparada por un servicio de la Curia antes de la elección del papa alemán.La verdadera novedad, aunque el tema no sorprenda, es el proyecto de encíclica sobre la pobreza.

El papa Francisco ha puesto el acento sobre esa virtud evangélica, que, según la enseñanza cristiana, abre el corazón de las personas a Dios y a los otros.

El Papa fustiga a menudo la riqueza y la mundanería, incluida en la Iglesia. La pobreza es una virtud a diferenciar de la extrema pobreza y la miseria, que combate el papa Francisco