El perro que acompañará a George H. W. Bush en su último viaje

Sully había llegado al hogar del expresidente estadounidense en junio de este año, a raíz de la muerte de su esposa Barbara en abril. Esta semana acompañará el féretro del exmandatario en su llegada a Washington para las honras fúnebres.

Sully llegó al servicio del fallecido expresidente Bush en junio de este año, tras el fallecimiento de su esposa Barbara.Twitter @jgm41

Sully H. W. Bush, el perro labrador que acompañó al fallecido expresidente de Estados Unidos, George Bush, en los últimos meses, tiene una última misión. El canino viajará a Washington junto al cuerpo del exmandatario para los honores del funeral.

Lea: Muere el expresidente de EE.UU. George H.W. Bush a sus 94 años

La fotografía de Sully junto al féretro de Bush se ha vuelto viral en redes sociales luego de que Jim McGrath, portavoz del fallecido exmandatario, la publicara en Twitter acompañada del mensaje “Misión cumplida”.

El labrador llegó al hogar de George Bush en junio de este año, a raíz de la muerte de su esposa Barbara, el 17 de abril de 2018. Se trata de un perro con un entrenamiento al extremo sofisticado, a tal punto que es capaz de contestar el teléfono. Fue entrenado por America´s VetDogs para servirle, entre otros, a adultos de la tercera edad.

Lea también: ¿Amigo o enemigo? Los rusos divididos ante el legado de Bush padre

Sully fue bautizado con el nombre del expiloto de aviones comerciales Chesley B. Sullenberger III, reconocido por aterrizar de emergencia un avión con 155 pasajeros en el río Hudson en Nueva York, en 2009.

Por su parte, el hijo del fallecido expresidente, George W. Bush, reprodujo la fotografía de Sully en Instagram y escribió: “Aunque nuestra familia extrañará mucho a este perro, nos conforta saber que él llevará la misma alegría a su nuevo hogar, que la que le dio al (presidente) 41”.

Entre tanto, y según reportó CNN, Sully permanecerá junto al féretro de Bush padre en las honras fúnebres que se realizarán en Houston, donde la familia Bush vivió por años, luego en Washington y finalmente en Texas.