El pueblo de los solteros en China

En la pequeña población de Laoya hay una alta tasa de hombres solteros. Ellos dicen que se debe a que viven en una provincia alejada.

/ Archivo

El hecho de que en China haya tres mujeres por cada tres hombres haría pensar que los solteros no son muchos en ese país, pero en las zonas rurales, donde el acceso es difícil y las condiciones adversas se ha vuelto común encontrar poblaciones de hombres envejecen solos.

En Laoya, en la provincia de Anhui, en China, una población de no más de 1.600 personas, más de cien hombres están solteros. Según ellos, esto se debe a que el difícil acceso al pueblo, sumado a las malas condiciones de las carreteras y lo separadas de las viviendas, lo que desencanta a las mujeres a quedarse a vivir allí.

Es más, aseguran que gran parte de quienes crecen allí, tanto hombres como mujeres, prefieren irse a Shanghái en busca de mejores condiciones de vida, una profesión estable y, por supuesto, mejores opciones para conseguir pareja.

Xiong Jigen, de 40 años y uno de los solteros que aún vive en la población, afirmó a BBC que al lugar han llegado casamenteros y "algunas mujeres vinieron de visita gracias a gestiones pero se fueron porque se llevaban una terrible impresión del transporte". Además dijo que había sostenido una relación, pero no funcionó porque consideró que el pueblo no era lo suficientemente bueno para ella.

Quienes se quedan son pocos. Xiong lo hizo para cuidar a uno de sus tíos, debido a que dentro de la cultura oriental es un deber hacerse cargo de los más viejos. En el caso de Wang Caifeng, una de las mujeres que se ha quedado en Laoya, prefirió quedarse en el lugar en el que creció, donde vive como agricultora junto a sus dos hijas.

Ninguna de ellas quiere quedarse, principalmente por los largos recorridos que deben hacer cada vez que deben salir y porque creen que sus vidas pueden funcionar mejor “en el mundo exterior”.

Esa es la realidad de cientos de chinos, que prefieren migrar a las grandes urbes y dejar de lado la vida rural, lo que está haciendo que Laoya no sea el único pueblo de solteros en China, ni el único de donde la mayoría de sus habitantes piensen en salir para buscar un futuro mejor. 

Temas relacionados