¿Cómo hacer para que el mandato anticorrupción no quede en el aire?

hace 51 mins

El último nazi de Italia

Erich Priebke, excapitán de la SS, falleció en Roma a los 100 años de edad. Murió con una condena en su contra, pero con un halo grande de impunidad.

Erich Priebke. / EFE

Erich Priebke, uno de los últimos supervivientes criminales nazis, ha muerto a los 100 años, casi 70 años después de que ayudó a llevar a cabo una de las masacres nazis más notorias que tuvo lugar en suelo italiano: la ejecución de 335 italianos, incluidos 75 Judíos en las Fosas Ardeatinas en las afueras de la capital italiana en 1944.


En marzo de 1944, Roma fue ocupada por Alemania. El día 23, una bomba instalada por grupos resistentes italianos explotó en la vía Rasella, en donde soldados alemanes regresaban de operaciones y mató a 31 de ellos. Hitler ordenó la ejecución de 10 italianos por cada alemán muerto como forma de represalias: aquí es donde la Masacre de las Fosas Ardeatinas vino.

Después de la identificación de 330 víctimas, los nazis añadieron cinco más. Fue la tarea de Priebke. A pesar de que inicialmente negó un papel directo en los asesinatos, más tarde admitió haber matado personalmente a dos personas. Las víctimas fueron asesinadas de un tiro en la nuca. La más joven tenía solo 15 años de edad.

Priebke, excapitán de las SS, vivió durante casi cinco décadas como un hombre libre, antes de ser puesto a disposición judicial. En 1991 se denunció su complicidad en la masacre y tres años después fue localizado por periodistas estadounidenses. Había huido a Argentina al final de la Segunda Guerra Mundial y había vivido allí durante más de 40 años antes de ser extraditado a Italia en 1995.

Pasó los últimos años de su vida bajo arresto domiciliario en el apartamento de su abogado en Roma. Se le permitió cumplir su sentencia de cadena perpetua en el país a causa de su avanzada edad y su mala salud.

Desafiante y sin arrepentimiento hasta el último momento, el alemán siempre sostuvo que él simplemente había estado llevando a cabo las órdenes. Su abogado, Paolo Giachini, dijo que Priebke dejó un documento escrito final y un video que sirve como un "testamento humano y político".

El presidente de la comunidad judía de Roma, Riccardo Pacifici, aseguró: "No habrá lágrimas por la muerte de Priebke, y no habrá risas tampoco, porque ninguna de estas dos cosas se traen a las víctimas a la vida".

Un escándalo estalló sobre Priebke en abril de 2011, cuando la revista italiana 'Oggi' imprimió fotografías del excapitán nazi en un restaurante con amigos, manejando una moto y haciendo compras en un supermercado.

A pesar de que ha aumentado la seguridad, una protesta explotó afuera de su casa en Roma el 29 de julio, el día de su cumpleaños número 100. Varios manifestantes de la organización judía Proyecto Dreyfus estaban presentes y se enfrentaron el nieto de Priebke cuando llegó al apartamento con una botella de champagne.

En Italia queda el sentimiento de que durante muchos años Priebke nunca se enfrentó a la justicia que se merecía. Grupos judíos han acusado a las autoridades italianas de tratar el criminal de guerra con guantes de terciopelo.

 

 

últimas noticias