Encuentra tarjeta débito de víctima del terremoto en México y se la gasta en Zara

Luego de conocer e investigar el caso de Alejandra Vicente Cristóbal, el banco le regresó el dinero a la familia. Sin embargo, no se ha encontrado al responsable.

Foto de referencia. Pixabay

El pasado 19 de septiembre en medio del terremoto de México, murió Alejandra Vicente Cristóbal, una joven de 24 años. Los rescatistas encontraron su cuerpo y lo entregaron a sus padres. Días después, los progenitores de la mujer fueron a realizar la cancelación de una cuenta de ahorros que ella tenía, pero se encontraron con una insólita noticia. (Lea: Sube a 360 la cifra de fallecidos por terremoto en México)

El banco les aseguró que ese fin de semana la cuenta tuvo cinco movimientos de un total de 24 mil pesos mexicanos ($4.000.000 aproximadamente). El padre los había ahorrado durante 24 para el bienestar de su hija.

Un sujeto, que hasta el momento no ha sido identificado, encontró la tarjeta débito de Alejandra Vicente en los escombros del edificio de Torreón y Viaducto, uno de los que colapsó en la tragedia, y la usó para realizar compras en tiendas como Zara y Best Buy.

Vea: Imágenes: Ciudad de México tras el terremoto de 7,1 grados

Al notar el abuso, Porfilio Vicente y María del Rosario Cristóbal denunciaron la situación en el programa Despierta de la cadena mexicana Televisa.

Porfilio Vicente cuenta que “lo que iba depositando desde que ella nació en una cuenta de 100, 200 pesos, fueron creciendo, fueron creciendo, de ahí agarraba para comprar sus cosas, su escuela, su ropa, era su dinero y cada vez cuando gastaba una cantidad de mil para arriba me buscaba: ¿papá, puedo gastar para esto?, adelante, hija, es tu dinero”.

Por su parte, María del Rosario se refirió a la falta de protocolos de los establecimientos al no pedir identificación y verificar las firmas.

Las tiendas afirmaron que no pidieron identificación porque las compras fueron en línea. Los bancos investigaron el caso y entregaron el dinero que fue gastado a la familia de Alejandra Vicente.