La escritora francesa que odia tener hijos

Corinne Mier se despachó en un artículo contra la paternidad y todos los “estereotipos” que, según ella, hay alrededor del hecho de tener hijos.

/ Foto: Pixabay
“Es obligatorio encontrar placer en la maternidad. En mi experiencia, la realidad es muy diferente: criar a un hijo es 1% de felicidad y 99% de preocupación”. Las palabras pertenecen a Corinne Maier una escritora francesa y madre de dos jóvenes, quien escribió una diatriba contra los hijos publicada en BBC Mundo.
 
En su texto, Maier se despachó contra la paternidad y todos los “estereotipos” que, según ella, hay alrededor del hecho de tener hijos. Desde el costo de mantener a un hijo, o dos en su caso, hasta los problemas ambientales que hay en el mundo, Maier expuso cada uno de los motivos por los que cree que las personas no deberían tener hijos.
 
Para la escritora, la sociedad está “obsesionada con los hijos”, a tal punto de que “aquellos que no son padres o madres se les describe como egoístas. Están bajo sospecha de ser malos ciudadanos”. Critica, además, que se deba ser feliz al ser padre, que la paternidad se conside la realización de las personas. 
 
Además, va lanza en ristre contra aquellos padres que “se involucran más de la cuenta en la educación se sus hijos y se convierten en "hiper" padres”. Maier dice que este fue el caso de ella, al convertirse en una madre sobreprotectora, lo que le lleva a preguntarse “cómo ellos (sus hijos) se las arreglarán un día para convertirse en adultos”.
 
A los “pecados” de los padres, Maier le suma los de la sociedad. Insiste en que más niños, es sinónimo a “un número cada vez mayor de pequeños consumidores que nunca se fatigarán de un capitalismo que necesita vender cada vez más productos“. En ese punto, la escritora se remite a un estudio español que concluye que mantener a un hijo puede valer entre €98.000 y €300.000. Un estudio en 2014 reveló que en Colombia ser padre puede costar hasta $1.112 millones.
 
Corinne Maier cierra su diatriba pidiéndole perdón a los niños y señalando a los padres de ser los culpables de todos los problemas que ella cree que son generados por la paternidad: “Niños, bienvenidos y buena suerte a todos mientras se abren camino en este mundo podrido que sus padres, quienes los aman mucho, les han dejado. Pasaron tanto tiempo cuidándolos que no tuvieron tiempo de transformarlo”. 
 
Temas relacionados