La felicidad bajo el método científico

El profesional de la felicidad, Ricardo Eiriz, asegura que conocerse plenamente y transformar los bloqueos y creencias negativas del subconsciente permite una mejor calidad de vida.

El Saikei, el código de la emoción y el patterning son algunas de las técnicas que permiten cambiar las creencias inconscientes para conseguir objetivos. / 123rf

En algún momento el Dalai Lama dijo: “La felicidad es el resultado de una división: en el numerador está la satisfacción y en el denominar las necesidades”.

Esta fórmula llevó a Ricardo Eiriz a dejar su trabajo como administrador de empresas para tener una nueva profesión: la de ser feliz. Hace seis años este español, dejó la oficina, los trajes elegantes y la rutina estricta para dedicarse a investigar sobre cómo los seres humanos pueden tener una mejor calidad de vida por medio de la felicidad.

“Decidí buscar el camino a través de la ciencia y no por medio de la espiritualidad, que también es válida”, dice Ricardo. Con sus investigaciones fue consciente de que la realidad está conformada de energía y que en ella no hay nada material. Así logró convencerse de aquel principio químico básico que dice que la energía no se crea ni se destruye, sólo se transforma. Por ende, si a nosotros, lo que nos rodea y lo que creemos es energía, entonces es posible generar un cambio.

El proceso para lograrlo es fácil, pero requiere de un autoconocimiento pleno. “Lo primero es entender cómo funcionamos. Tenemos una mente consciente y otra subconsciente. La primera actúa a 40 ciclos por segundo, mientras que la segunda a 20 millones de ciclos por segundo”, asegura el experto. Por ello, para Eiriz la estrategia es utilizar técnicas que permitan llevar la mente consciente a la frecuencia del subconsciente y así lograr transformar aquellas creencias ajenas e inherentes a las personas que son las que generan, en muchas ocasiones, inconformidades, desasosiegos y malestar consigo mismo y con lo que lo rodea.

Algunas de las herramientas que el experto recomienda son el Saikei, el código de la emoción, el patterning y los tests musculares; todas ellas técnicas que facilitan identificar y cambiar creencias inconscientes auto limitantes por otras que ayudan a conseguir los objetivos propuestos.

No hay una forma única y depende de cada quien encontrar la mejor manera para estas transformaciones, más que necesarias ya que se calcula que el subconsciente dirige el 95% de las decisiones que se toman en la cotidianidad.

Por esta razón, Eiriz considera que cada quien debe dirigir este proceso y por ello sus libros y conferencias, según él, son una guía práctica y no sólo una charla o un texto teórico. “ Lo que en realidad necesitamos es el convencimiento para comprender que si logramos conocer nuestros bloqueos y transformarlos, es posible vivir en un estado de felicidad, plenitud y paz ”, asegura.

Pero además de conocer las técnicas y saber utilizarlas, el español ratifica que es importante que los seres humanos dejen de considerar la felicidad como un fin. Para él, si sólo ponemos nuestra felicidad en alcanzar un objetivo y en la suma de pequeños instantes, se está buscando el placer en algo externo, cuando realmente es completamente interior.

Cuando las personas entienden que este sentimiento sólo se encuentra en uno mismo, sí es posible ser feliz en todo momento, por difícil que parezca. “Es cierto que durante la vida afrontamos instantes difíciles que generan emociones incompatibles con el estado de felicidad. Sin embargo, éstas no interrumpen el estado de tranquilidad que se alcanza cuando el subconsciente ha logrado una trasformación que ha dejado de lado las creencias negativas.

Temas relacionados