Hasta este viernes, niñas de 12 años se podían casar en Virginia, Estados Unidos

Entre 2004 y 2013, 4500 menores de edad se casaron en ese estado. 200 de ellos tenían 15 años o menos.

/ Istock

Muchos occidentales se escandalizan cuando les hablan de culturas en las que los padres organizan matrimonios. Aún más cuando estos involucran a personas mayores con niños. Sin embargo, en Virginia no era inusual encontrar este tipo de casos. En ese estado, una menor podía casarse desde los doce años si contaba con el consentimiento de sus papás.

Cerca del 90% de los menores de edad que contrajeron matrimonio son mujeres. El caso alertó a activistas y políticos de Virginia que descubrieron cómo los matrimonios forzados escondían tras de sí delitos graves, generalmente, de los esposos en contra de sus mujeres.

Esta situación conducía a  que muchos abusadores o explotadores infantiles se ampararan bajo el matrimonio para poder acceder a las menores. Bajo esta situación legal era imposible judicializarlos o iniciar investigaciones. Las entidades de protección infantil quedaban sin vías para instaurar procesos formales contra los hombres que se aprovechaban de las niñas.

Jill Holtzman Vogel, abogada que adelantó acciones para crear leyes que establecieran los 18 años como edad mínima para casarse o de 16 cuando son independientes, explicó a The Washington Post un caso en el que un hombre de 50 años, sospechoso de ser abusador sexual, logró que la familia de la menor a la que acosaba le diera el permiso para casarse con su hija. De esa forma imposibilitó cualquier acción legal en su contra. El hombre ya había estado casado con otra menor, pero se había divorciado.

Con la nueva legislación no habrá ninguna condición que obligue a las menores a casarse. Los padres tendrán que respetar la decisión de las niñas sin importar que estén embarazadas u otra situación particular. De esta forma se disminuirá el riesgo  que una menor sea obligada a mantener relaciones sexuales o que sea sometida a explotación infantil.

Temas relacionados