Hombre recibirá US$9 millones como indemnización por parte del amante de su esposa

Un juez de Carolina del Norte en Estados Unidos dio la orden, para reparar al sujeto por daños y perjuicios.

Istock

Keith King, de 48 años, recibirá una indemnización de US$9 millones (más de 26 mil millones de pesos colombianos) por parte del amante de su esposa. Un juez de Carolina del Norte dio el fallo, justificando que el hombre debía ser reparado por daños y perjuicios.

En 2015, Danielle King comenzó a engañar a su esposo con Francisco Huizar. El hombre se dio cuenta de la infidelidad por las numerosas llamadas que hacia el amante a su conyugue, según información de la BBC.

En una oportunidad él contestó y le dijo a Huizar que no la volviera a contactar. Tiempo después, Danielle King decidió abandonar la casa que compartía con su marido para ir a vivir con su otra pareja. El esposo supo que la mujer estaba viviendo con Huizar después de que ella lo llamó para contarle, así que decidió ir a confrontarlos. Empezaron a discutir y Huizar lo agarró del cuello, mientras la mujer trataba de detenerlos.

(Le puede interesar: ¿Se puede prevenir la infidelidad?).

Después del inconveniente, Keith llevó el caso ante el tribunal, bajo la ley de alineación de afecto, la cual permite demandar a un tercero que haya intervenido en un matrimonio. Se trata de una ley que tuvo su auge en Estados Unidos durante el siglo XIX y principios del XX. En la actualidad, sigue siendo válida en Carolina del Norte y otros cinco estados, entre ellos: Nuevo México, Utah y Hawái.

(Le puede interesar: Si usted le ha sido infiel a su pareja, ¿le perdonaría un engaño?). 

Los abogados del afectado lo defendieron argumentando que la esposa lo había llamado para crearle una trampa desatando la furia del hombre y haciendolo parecer una persona violenta que la maltrataba.

A pesar de que el hombre engañado por su pareja recibirá dicha suma de dinero, expresó que lo siente como “una victoria vacía”, porque su matrimonio se arruinó y esa situación afectó a la hija de cinco años que tiene la expareja.