La ingeniera ciega de 22 años que revoluciona Apple

La joven fue contratada luego de dejar la hoja de vida en una feria laboral. Asegura que su misión es ayudar a que la tecnología sea más accesible a las personas no videntes.

/ Twitter: @jordyn2493

Jordyn Castor es una de las ingenieras de Apple y está transformando la industria de la tecnología con tan solo 22 años. El punto clave en el trabajo de esta joven es hacer que los dispositivos puedan ser usados por cualquier persona, sin importar las condiciones que tengan. Castor es ciega. Nació 15 semanas antes de lo esperado y los doctores advirtieron a sus padres que la probabilidad de que sobreviviera era mínima.

Castor no solo superó su prematuridad sino que creció sin limitarse por su falta de capacidad visual. Cuando terminó el colegio entró a estudiar ingeniería a la Universidad de Michigan. El año pasado, en una feria laboral, dejó su hoja de vida en el stand de Apple. La compañía se interesó en ella porque la joven aseguró que quería ayudar a que la tecnología fuera más accesible a las personas ciegas.

Cuando la mujer entró a la compañía los representantes de la empresa la incorporaron al equipo de desarrolladores de VoiceOver. Este sistema se usa para que, por medio de los parlantes del dispositivo, una voz explique todo lo que hay en la pantalla y guie al usuario a través de ella.

La compañía fundada por Steve Jobs procura avanzar en inclusión y se empeña para que sus dispositivos puedan ser usados por todos. Uno de los lemas de Apple es “la inclusión inspira la innovación”.

Sarah Herrlinger, directora de la política de accesibilidad global e iniciativas de la empresa, aseguró que "estas aplicaciones aparecen en tu dispositivo independientemente de si eres alguien que las necesita o no. Estando ya incluidas en el sistema, son gratis. Históricamente, las personas ciegas y de visión reducida han tenido que comprar cosas adicionales o hacer descargas para poder usar la tecnología".

Los padres de Castor la impulsaron para que no creyera en las limitaciones. Le inculcaron que el hecho de ser ciega no significaba rendirse ante su condición sino buscar alternativas que le permitieran lograr lo que quisiera.

La joven ingeniera, además de hacer parte del equipo de VoiceOver, trabajó en el desarrollo de Swift Playground, una aplicación para niños no videntes que les enseña a programar. Castor es una de las esperanzas de Apple para la creación de software incluyente. Ella junto a su grupo de trabajo están mejorando los lineamientos de creación de la empresa e impactando favorablemente en la vida de personas con capacidades diferentes alrededor del mundo.

Temas relacionados