Intensamente explica la utilidad de la tristeza

La última película de Pixar contó con asesores científicos para representar el modo en que funcionan las emociones dentro del cuerpo humano.

Personajes de la película Intensamente de Pixar /Prensa libre.

 En la película Intensamente una niña se enfrenta a un cambio de vida. Su padre recibe una oferta de trabajo que obliga a toda la familia a trasladarse a miles de kilómetros del lugar en el que ha crecido. Aquí saltan a la vista todos los mecanismos emocionales que cimientan cualquier historia y además un escáner cinematográfico que tiene una base científica.

En la cabeza de Riley (la protagonista) hay cinco emociones, Alegría, Tristeza, Ira, Miedo y Asco. Todas ellas se encargan de tomar decisiones. Con el objetivo de ser fiel a la dinámica de las emociones dentro del cuerpo humano, el director, Pete Docter, reclamó la colaboración de dos científicos de la Universidad de California que trabajan cerca de la sede de Pixar en Emeryville, California: Dacher Keltner, de Berkeley y Paul Ekman, de San Francisco.

Ellos ofrecieron un conocimiento que no siempre fue posible incluir en las necesidades narrativas de Docter. Los propios asesores mencionaron que hay algunos aspectos en los que el guión se impuso a lo que conoce la ciencia. De hecho, hay muchas más de cinco emociones, pero habría sido imposible contar una historia con tantos personajes.

La memoria también es protagonista en la película y ha tenido criticas buenas y malas. Entre los defectos que se han señalado se encuentra la idea de que se puede entender que los recuerdos son una especie de archivos que se recuperan y reproducen. Numerosos estudios, como los liderados por Elisabeth Loftus, de la Universidad de California en Irvine, han demostrado que la memoria es una herramienta poco fiable, que incluso se puede manipular y en la que se pueden insertar recuerdos de cosas que nunca sucedieron.

Además de convertir recuerdos alegres en tristes, la tristeza como emoción desempeña otras funciones útiles para el ser humano reflejados en la película. El psicólogo australiano Joseph Forgas considera que la presencia de la tristeza en nuestro bagaje emocional indica que debe ofrecer alguna ventaja evolutiva; igual que el miedo nos ayuda a huir del peligro, la ira nos incita a luchar y el disgusto nos hace rechazar cosas que nos podrían hacer daño.

Además, Forgas mencionó que ciertos estudios han mostrado que un estado de ánimo más triste está relacionado con una mayor capacidad para memorizar y que se realizan más juicios erróneos cuando se está alegre.

El origen del filme reside en la experiencia del propio director. Docter también tenía una hija de la edad de Riley que al acercarse la adolescencia comenzó a tener un estado de ánimo más triste. El aprendizaje de aquellos años y el que han aportado los científicos se refleja en una película que llama a asumir todas las emociones.

Vea más sobre esta información aquí