Invertir en el diseño de la oficina, un negocio rentable

Los colores y la distribución de los espacios impactan en la productividad de los empleados. Expertos comparten algunos consejos para sacarle provecho a la oficina.

Ya no es necesario que cada trabajador tenga su propio escritorio, se pueden implementar zonas de silencio o usar espacios como la cafetería. /iStock

Querido empresario, ¿sabía que los colores de su oficina, la distribución de los espacios, la implementación de materiales amigables con el medioambiente, la creación de zonas de no trabajo y el uso de texturas para ambientar influyen en la productividad de sus empleados? Si la respuesta es afirmativa, usted hace parte de la selecta lista de organizaciones en Colombia que han entendido que un buen diseño es un buen negocio, y si no, tome nota de algunas recomendaciones prácticas que brindan dos expertos en el tema.

“Cuando hablamos de diseño de oficinas, nos referimos a los lineamientos de imagen corporativa que tiene cada compañía. Ellas eligen, por ejemplo, los colores que quieren usar dependiendo de su casa matriz. No hay un patrón. Pero si hablamos de tendencias podemos decir que hay varios conceptos que están mandando la parada en el mundo y en Colombia, como el uso de materiales amigables con el ambiente y la eficiencia de áreas”, explica Iván Correa, director del área de project management de Colliers International.

Correa se refiere, por ejemplo, a que la madera utilizada en los tableros laminados provenga de bosques cultivados y no de bosques nativos, que la iluminación se haga teniendo en cuenta los lineamientos de certificación LED y que los espacios no estén divididos por orden jerárquico sino pensando en la comodidad del trabajador y en el buen uso del territorio. “Están out las oficinas cerradas con puerta y vidrio. Ahora la idea es que los directivos puedan trabajar con su gente en un espacio abierto”, detalla.

Afirmación con la que está de acuerdo Lizeth Beltrán, de la tienda de mobiliario La Carpeta, quien explica que los puestos de trabajo se pueden diferenciar con acabados y materiales. Se están usando mucho texturas como el plástico, telas y fibras de vidrio. “Los espacios tienden a ser amigables y relajados enfocados más en el trabajo en equipo”.

En cuanto a colores, los expertos coinciden en que la tendencia marca el uso de los tonos neutros como base y marcos o detalles de color, que son los que caracterizan el espacio. Así, el blanco, el gris o el beige son protagonistas en paredes, mientras el rojo, el amarillo o el azul se aplican en pequeñas proporciones. Lo más importante es dar respuesta a un ambiente fresco y amable.

Finalmente, la generación de áreas de entretenimiento, de salud, zonas como guarderías o la reestructuración de espacios inciden en la imagen que está expresando la compañía. “Esa idea de que cada empleado debe tener su propia área de trabajo está mandada a recoger. Hoy la apuesta es por salas informales, puestos colaborativos, cafeterías cómodas y cubículos de silencio, por mencionar algunos”, cuenta Correa.

Aunque parezca difícil de creer, el diseño del espacio de trabajo influye tanto en la productividad que hay empresas que se encargan únicamente de hacer esos análisis y multinacionales que las contratan. En promedio, las personas pasan la tercera parte de su vida trabajando.

“Algunas compañías lo hacen conscientes del bienestar de sus empleados; otras lo implementan por la exigencia de normas de riesgos laborales, salud ocupacional y seguridad industrial, y unas cuantas porque les importa la imagen que transmite la marca”, concluye Beltrán.

Temas relacionados