Juguetes clásicos libran la batalla para ganarles a las nuevas tecnologías

Miles de empresas muestran sus apuestas en Feria del Juguete de Nueva York.

AFP

 Clásicos que se resisten a morir y artículos decididamente "retro" hacen la competencia a las nuevas tecnologías en la Feria del Juguete de Nueva York, una cita clave para la industria mundial, en la que miles de empresas muestran sus apuestas para esta año.

Lo que podría ser el sueño de muchos niños es en realidad un evento cerrado exclusivamente a profesionales del sector y en el que ningún menor tiene permitida la entrada.

A la Feria del Juguete de Nueva York no se va a jugar, se va a vender y a comprar, y se trata de un negocio muy serio.

Sólo en Estados Unidos el mercado del juguete mueve unos 22.000 millones de dólares al año y la feria, que este año celebra su 111 edición, atrae a 14.000 compradores en representación varios miles de establecimientos.

¿Y qué triunfa a día de hoy en el mundo del juguete? Pues pese a lo que pueda parecer, siguen causando furor los conceptos clásicos. Muñecas, figuras de acción, coches, sets de construcción... Todos puestos al día, por supuesto, pero no tan lejos de los entretenimientos con los que disfrutaban los niños hace medio siglo.

Ahí sigue, entre otras, la inmortal Barbie, que este año llegará a las tiendas en nuevas versiones entre las que destaca una "Barbie Emprendedora" armada de teléfono inteligente, tableta y maletín.

También siguen triunfando los juguetes inspirados en cómics, películas y series de televisión, desde princesas Disney a Dora la Exploradora, pasando por superhéroes o personajes como el perro Snoopy, al que el fabricante Schleich se ha dedicado a fotografiar por todo Nueva York para conquistar las redes sociales.

Mattel, uno de los gigantes del sector, lo tiene claro y señala como la principal tendencia este año lo "clásico", seguida por los juguetes "personalizables", las construcciones, los artículos innovadores y lo "retro", según explicó a Efe Nadia Moya, en nombre de la compañía.

Esa apuesta por revivir productos que cuentan con el encanto de lo pasado se materializa, por ejemplo, en figuras de Batman basadas en la clásica serie de televisión de los años 60 en lugar de en las últimas entregas.

La japonesa Bandai ha bautizado el fenómeno "retromanía" y hace su particular aportación tratando de revivir el fenómeno del Tamagotchi.

Las pequeñas mascotas virtuales que triunfaron hace más de una década vuelven aprovechando los nuevos teléfonos inteligentes para complementar el juguete y promover una comunidad de usuarios.

También mantiene sus líneas más clásicas Playmobil, que este año celebra su cuarenta aniversario, y Lego, cuyo gran tirón en la feria es su recientemente estrenado largometraje de animación, que sirve de inspiración para un buen número de nuevas construcciones.

Entre los más tradicionales figuran productos como las muñecas españolas Paola Reina, que tratan de entrar en el mercado estadounidense vendiendo la calidad de su construcción a mano y avaladas por su "Made in Spain", explicó a Efe el representante de la empresa Lucas García.

En el otro extremo figuran numerosas empresas que buscan exprimir al máximo las posibilidades que ofrecen las redes sociales y los últimos productos de electrónica de consumo, como teléfonos inteligentes y tabletas.

La feria de Nueva York dedica también un amplio espacio a los productos vinculados al deporte, que utilizan como reclamo a las estrellas de la NBA o del fútbol americano, pero también cada vez más a las de competiciones extranjeras como la liga de fútbol española.

Además, se pueden ver multitud de juguetes educativos para niños de todas las edades, que siguen suponiendo una parte importante del mercado.

La cita, que está abierta hasta el próximo miércoles, fue inaugurada este domingo por la cantante Alicia Keys, que protagoniza una aplicación interactiva para móviles y tabletas basada en cuentos para niños acompañados de la música de la artista.