La fiesta de Halloween, una pesadilla para el medio ambiente

Una fundación del Reino Unido concluyó que los 7 millones de disfraces que se van a la basura en ese país cada año equivalen a 83 millones de botellas de plástico. En medio de la crisis climática que vive el planeta, la fiesta del 31 de octubre se consolida como un agravante.

El 83 % de los materiales con que se hacen los disfraces son de plástico, concluyó la ONG The Fairyland Trust.Imágenes de Pixibay

A juzgar por las redes sociales, se cuentan por miles las personas que en Colombia sucumbieron a la idea del Halloween, disfrazándose ellos mismos, disfrazando a sus niños o patrocinando los disfraces de sus hijos no tan pequeños. Princesas y príncipes, Mario y Luigi Bros, personajes de Disney o de la Liga de la Justicia o de Marvel, el Guasón –tan popular por estos días por la película que protagoniza Joaquin Phoenix–, toda clase de animales: la lista es infinita. El lío es que pocos parecen estar pensando en lo más importante: ¿qué pasa con los disfraces cuando la fiesta se acaba?

“Lo que realmente asusta de Halloween es la extensa cantidad de plástico que ahora genera la industria de esta fiesta tan comercializada”, advirtió hace unos días The Fairyland Trust, una organización no gubernamental fundada en el Reino Unido que trabaja en que los niños puedan entablar una relación con la naturaleza y que se puso en la tarea de analizar de qué están hechas las prendas que menores y adultos visten para celebrar el 31 de octubre. Una de sus primeras conclusiones fue que, el 83 % de las 324 muestras que analizaron, eran de plástico.

::Cinco consejos de Greenpeace para un Halloween sin plástico::

La organización encontró que esta fiesta mueve alrededor de 300 millones de libras esterlinas en ese país, lo que equivale a unos $1,2 billones, que fue el presupuesto de las secretarías de Ambiente, Seguridad y Hábitat de Bogotá para 2019. The Fairyland Trust advierte que en Halloween, sobre todo, la tendencia de adquirir nuevas prendas para asistir a eventos representa una adición al problema general de plástico que hay en el mundo, señalando que los siete millones de disfraces que se botan a la basura en el Reino Unido cada año son el equivalente de 83 millones de botellas de plástico.

La mayoría de disfraces están hechos de poliéster, el cual está compuesto de petróleo y es un gran contaminante. “Toda la industria de la moda está produciendo a una tasa insostenible. Los disfraces de poliéster barato son el peor ejemplo de la moda rápida, y fácilmente califican como plástico de único uso”, le dijo Sarah Jay al diario canadiense The Star. Jay es una defensora de la moda amigable con el medio ambiente y una defensora de la moda con ética. “El poliéster barato genera desechos y preocupación desde una perspectiva de la salud”, agregó.

Un extenso estudio de la fundación Ellen MacArthur, publicado hace dos años, reconoce la importancia de la industria de la moda en la economía mundial: la producción se ha doblado en los últimos 15 años, mueve US$1,3 trillones y genera más de 300 millones de empleos. El problema, señala el reporte, es que el sistema de producción, distribución y uso de la ropa desperdicia y contamina. “Con el crecimiento de la demanda de ropa están emergiendo riesgos sistémicos y la trayectoria actual de la industria se apresta a tener consecuencias catastróficas”, se lee en el documento.

::¿Cuántos kilos de plástico se consumen en Colombia?::

Es un tema de consumo y de poder adquisitivo también. La fundación señala que, por ejemplo, en Estados Unidos, la ropa se usa el 25 % de lo que se usa globalmente. El 60 % de los chinos y los alemanes admiten tener más ropa de la que necesitan. En Halloween, el panorama es peor porque pocos de los que adquieren disfraces los guardan. “En vez de comprar un disfraz ya hecho, considere reusar o reciclar disfraces de años pasados o, incluso, hágalo con cosas que ya tiene en casa”, sugiere el Green Team (Equipo Verde) de Escuela de Posgrados en Educación de Harvard University.

La fundación WWF sugiere otras ideas para hacer de esta celebración un evento más amigable con el planeta. Por ejemplo, si va a hacer una fiesta, trate de que los platos y cubiertos sean de los normales o biodegradabales, nada de plástico. Use cosas que ya están en su casa para recoger dulces con sus hijos, como un balde o una funda de almohada. Y reúse todo lo que pueda. Halloween es una fiesta entretenida, especialmente para los más pequeños. En un mundo con una crisis climática como el actual, sin embargo, esa fiesta no debería representar una amenaza para el medio ambiente.  

::El proyecto más ambicioso para recolectar plástico del océano presenta fallas::

889245

2019-11-02T12:18:32-05:00

article

2019-11-02T12:18:32-05:00

dduran2_104

none

Redacción Actualidad

Actualidad

La fiesta de Halloween, una pesadilla para el medio ambiente

60

4987

5047