La fundación que le da otra oportunidad a los perros abandonados en San Andrés

Laura Rodríguez trabaja en un negocio de finca raíz y también es promotora de este proyecto, el cual ha esterilizado 1.150 perros y trasladado 75 a la capital para acompañarlos en su recuperación y facilitar su futura adopción.

Foto tomada de la cuenta de Instagram de @adoptanocompres

Adopta No Compres  es la fundación que hace esta labor. Laura Rodríguez, creadora de la organización, dijo sentir la necesidad de traer los animales a Bogotá porque “algunas personas en San Andrés no son conscientes del respeto y amor por los animales, allá no adoptan. No obstante, hay otros que sí los quieren y sacan la cara por la isla en cuanto al trato, pero son muy poquitos”.

Un hecho que la marcó fue presenciar el maltrato hacia un perro en San Andrés. Ella iba caminando una noche por la calle, con bolsas en sus manos, cuando observó un cachorrito que fue quemado, “incluso vi cómo un señor lo estaba pateando y golpeando”, agregó la mujer.

(Le puede interesar: Una luz para los animales abandonados)

Rodríguez discutió con el hombre y, después de que él se fue, tomó la decisión de no abandonar al animal. Por ello, esa noche llamó a unos amigos veterinarios que le recomendaron una guardería que se encontraba allá. Desde ahí decidió que quería ayudar a los caninos de la isla.

El proceso para traer a los perros no es fácil. Ella lleva los guacales de Bogotá a San Andrés porque asegura que allá son muy costosos. Después, junto a su equipo de voluntarios (cuatro personas) hacen la certificación de los animales para que puedan viajar y por último, los envían por Deprisa o LAN. Lo anterior, asegura, puede representar una inversión cercana a los $120.000 por animal, esto varía dependiendo del peso.          

La idea de rescatarlos de la isla también es una muestra de agradecimiento, pues allí adoptó a su perrita. “Es todo para mí, es supremamente feliz y quiero retribuir esa alegría que me ha dado”.

La fundación inició legalmente hace cinco años, pero Rodríguez rescata perros de la calle desde niña y en la universidad fue voluntaria de un centro de adopción.

En el transcurso de este tiempo ha atendido a 1.150 perros en campañas de esterilización y 75 en el proceso de adopción. “Hay animales que son de la calle o de gente que tiene escasos recursos que llegan a las brigadas con sus perros después de caminar por dos horas, con los animalitos en costales o en cajas”, explicó Rodríguez.

(Le puede interesar: No le dé miedo esterilizar a su mascota)

Son varios los casos que la han afectado directamente, sin embargo, resaltó algunos: el de dos cachorritos que fueron quemados con ácido en su cara y un perro que fue agredido con un machete.  Este último, especialmente, se caracteriza por haber pasado un largo periodo de recuperación debido a sus heridas. 

El caso más reciente es Taco, un cachorro de cuatro meses que estaba dentro de un costal amarrado en la isla. Cuando lo sacaron de ahí lo encontraron desnutrido y con sarna por todo el cuerpo. Ahora se encuentra en recuperación en Bogotá.