¿Cómo responder a los retos en materia de medio ambiente y desarrollo sostenible?

hace 1 hora

La "terapia de la vaca", nueva iniciativa para presos en la India

Debido a su “poder mágico”, se planea instalar en las cárceles refugios para este animal venerado en el hinduismo.

Pixabay

Usar el "poder mágico" de las vacas para ayudar a los presos a encaminarse por el camino del bien, es la nueva propuesta de un estado del norte de la India, que planea instalar en sus cárceles refugios para este animal venerado en el hinduismo.

Una comisión gubernamental de Haryana, región fronteriza de Nueva Delhi dirigida por los nacionalistas hindúes, anunció que tiene previsto comprar 600 vacas para llevar a cabo esta "terapia", estimada en 1,5 millones de dólares.

La Gau Sewa Aayog (Comisión de Protección de las Vacas) da por contado que la instalación de establos bovinos en seis cárceles desde el próximo mes tendrá una influencia positiva en los presos.

"Las vacas forman parte de la religión hindú, y tienen poderes mágicos sobre aquellas personas que se ocupan de ellas", declaró a la AFP Bhani Ram Mangla, presidente de la comisión al celebrar "los innumerables beneficios" de esta idea.

La terapia puede "purificar" a los detenidos, mientras que el estiércol y la orina, a los que estos creyentes les atribuyen virtudes revitalizadoras, pueden servir para que sean preparados en la cárcel para su comercialización en mercados locales.

Desde la llegada al poder de los nacionalistas hindúes en 2014, India ha enfrentado tensiones políticas y religiosas relacionadas con el tema de la vaca sagrada.

Muchos estados del norte del país han fortalecido sus leyes en nombre de la protección, con penas que incluyen hasta cadena perpetua.

El gigante demográfico del sur de Asia ha sido sacudido en los últimos años por una serie de linchamientos de musulmanes y dalits ("intocables") perpetrados por las autoproclamadas milicias de protección de vacas.

Aunque el primer ministro, Narenda Modi, condenó estos asesinatos en su oportunidad, los activistas de derechos humanos estiman que las milicias actúan con total impunidad.