La vida después de recibir una bala perdida

Nadie está a salvo de las balas perdidas en Rio de Janeiro. Este es el testimonio de dos víctimas: Luciana Novaes, de 34 años, sobrevivió, pero quedó tetrapléjica; y Felipe Amaral y su esposa Erica que perdieron a su hija de dos años.