Las leyendas alrededor de los gatos que viven en el cementerio de Mompox

Todo comenzó en 2001 tras la muerte de Alfredo Serrano, apodado el “Gato”, a los 33 años. Una gata empezó a frecuentar su tumba y los Serrano a alimentarla. Años después, el número de gatos aumentó. Al mismo tiempo se difundieron las versiones que aseguraban que la presencia de los animales se debía a una supuesta "brujería" y "pactos con el diablo".