Limpiavidrios quedaron colgando a doce pisos de altura