Los miedos de un oso en el Ártico

Una imagen que recientemente se hizo viral comprueba por qué son los mayores afectados por el calentamiento global.

AFP

El calentamiento global ha provocado el descenso dramático del hielo permanente en el Océano Ártico, lo que ha hecho que las dinámicas en el Polo Norte hayan cambiado y lejos de mejorar hayan reducido el hábitat de animales como los osos polares. (Le puede interesar: Científicos rusos llevan una semana encerrados por osos polares)

En mayo de 2008, ante el creciente descenso en la población de estos mamíferos, el Departamento del Interior de Estados Unidos los declaró como una especie en vía de extinción, al considerar que para mediados de este siglo habrán desaparecido tres cuartas partes de esta especie, e hizo un llamado para que las economías globales tuvieran en cuenta esta dramática cifra y tomaran acciones para mitigar su impacto adverso.

Los daños no han sido ajenos, cada día es común la aparición de imágenes en las que se ven a osos polares muriendo sobre casquetes de hielo desprendidos de grandes superficies, así como de otros con alto nivel de desnutrición, sin nada de grasa bajo su piel. O fotografías como la que se hizo viral esta semana en redes sociales, en la que aparece un oso probando la estabilidad del hielo que se encuentra cerca de un bloque de hielo que lo sostiene. 

La imagen, demuestra una realidad qeu se repite día a día con el acelerado deshielo del polo, que obliga a estos mamíferos a recorrer grandes distancias, hasta el sur del archipíelago, en el Ártico, para encontrar presas de las cuales alimentarse. 

Así mismo, se ha visto afectado el tamaño y éxito de reproducción de los osos polares, debido a que por el calentamiento y el aumento de las temperaturas, el hielo está tomando más tiempo en congelarse, lo que obliga a los animales pasar más tiempo en tierra firme, donde solo sobreviven de sus reservas de grasa, ya que es sobre el hielo marino, donde cazan descansan y se reproducen.

De hecho, en septiembre de 2015, dos imágenes de osos polares en grave estado de desnutrición captadas por el fotógrafo y biólogo de National Geographic, Paul Nicklen, causaron conmoción debido a que la zona que visitó en Noruega, no hubo hielo glacial en todo el verano y mucho menos osos a la vista. “Estaban tan flacos que parecía que habían muerto de hambre debido a la ausencia de hielo marino, ya que en esas condiciones no hay posibilidad de cazar focas”, aseguró el reportero, acerca de los dos osos muertos que encontró. 

El Ártico se está calentando dos veces más rápido que el resto del planeta bajo el efecto del cambio climático generado por las emisiones de gas de efecto invernadero, resultantes en buena medida de la combustión de energías fósiles por los seres humanos en un planeta superpoblado.