Los momentos matemáticos de Los Simpson

Los guionistas de la serie de televisión animada incluyen guiños científicos y lógicos en los capítulos. Algunos profesores ya los adoptan de apoyo en sus clases.

La familia Simpson. /Tomada de Simp-son.blogspot.com

Hace 25 años surgió la serie de televisión animada más exitosa de los últimos tiempos: Los Simpson. Una sátira del modo de vida estadounidense. Sus creadores y guionistas fueron J. Stewart Burns, Al Jean y Ken Keeler, los tres matemáticos de la Universidad de Harvard (EE UU), y David X. Cohen y Jeff Westbrook, físicos la misma universidad.

Por eso, la serie tenía que estar plagada de comentarios matemáticos. Algunos imperceptibles y otros que hoy se utilizan para enseñar la lógica numérica en colegios de España.

Estos son algunos de los mejores momentos matemáticos protagonizados en la serie:

1. La cama de faquir de la probabilidad

En un capítulo, Marge Simpson decide llevar a su familia al Museo de Ciencia. Allí, Bart y Lisa contemplan un tablero de Galton, un dispositivo formado por un vidrio vertical perforado con clavos, como la cama de un faquir, por el que caen pelotas. El aparato, concebido por el inventor británico Francis Galton a finales del siglo XIX, genera una serie de sucesos aleatorios: cada bola tiene la mitad de probabilidades de caer a un lado o al otro de cada clavo. Al soltar una pelota, es imposible saber dónde caerá. Sin embargo, al dejar caer muchas bolas, se puede predecir con precisión dónde terminará la mayoría porque forman una curva de campana.

2. El Teorema de Fermat

En 1637, el matemático francés Pierre de Fermat escribió en el margen de uno de sus libros uno de los teoremas más famosos de la historia. Decía que la igualdad xn + yn = zn es imposible si n es un número entero mayor que 2 y las las tres letras son números enteros positivos. En un capítulo Homero Simpson aparecía en otra dimensión, rodeado por la expresión 178212 + 184112 = 192212, “un contraejemplo que echaba por tierra el Teorema de Fermat”, dice Marta Martín, profesora de matemáticas de la Universidad de Oviedo. No obstante, el resultado exhibido en la calculadora deja ver que a partir del décimo número la cifra cambia. Y por ende, Fermat gana a Homero.

3. Mensaje cifrado

En un capítulo Homero intenta huir de sus cuñadas Patty y Selma. Detrás de un armario salta a una tercera dimensión. Allí se encuentra con un mensaje codificado: 46 72 69 6E 6B 20 72 75 6C 65 73 21. Se trata de una notación hexadecimal, un sistema vinculado a la informática que utiliza como base el número 16. El mensaje emplea los numerales del 0 al 9 y las letras de la A a la F. La A equivale al decimal 10, la B, al 11, y así sucesivamente hasta la F. Cada pareja de números representa un caracter en ASCII, un código habitual en los sistemas informáticos para el intercambio de información.

4. El bosón de Higgs

En la temporada 10 aparece uno de los momentos científicos más conocidos de Los Simpson. Homero escribe con una tiza sobre un tablero una ecuación que predice la masa del bosón de Higgs, una partícula elemental buscada desde 1964 que otorgaría la masa al resto de las partículas que componen el átomo. El capítulo se emitió en 1998, casi 15 años antes de que los físicos detectaran por primera vez las partículas.

5. Multiplícate por cero

La frase matemática más conocida de la historia de Los Simpson es aquella que Bart dice: “multiplícate por cero”. Sin embargo, en el idioma original el personaje dice “eat my shorts” (cómete mis calzones). La frase lleva detrás un sentido más profundo que se traduce en “desaparecer” en español. Así que multiplicar algo por cero es, precisamente, hacerlo desaparecer. 

 

Vea el artículo completo aquí.

Temas relacionados