Siga en vivo el debate de control político al ministro de Hacienda

hace 2 horas

Los seis imperdibles de la exhibición de Harry Potter en España

Hasta el 2 de abril del próximo año la muestra estará abierta al público en Madrid.

WARNER BROS

El universo mágico creado por J.K. Rowling aterriza en Madrid para instalarse, a partir del 18 de noviembre y hasta el 2 de abril del próximo año, en el pabellón 1 de IFEMA con Harry Potter: The Exhibition.

"Un recorrido a través de recuerdos". Así la definen James y Oliver Phelps, los actores que dieron vida a los gemelos Phelps en la saga. Y no les falta razón.

A lo largo de 9 escenarios de más de 1.400 metros cuadrados, los fans de la franquicia mágica pueden pasear por los pasillos de la escuela de magia y hechicería y ver el vestuario y las criaturas a escala real que aparecen en la gran pantalla, como la acromántula o el hipogrifo Buckbeak.

En CulturaOcio hemos tenido la oportunidad de adentrarnos en Hogwarts para revivir los mejores momentos de Harry, Hermione y Ron a lo largo de las ocho películas de Warner Bros. La exposición de Harry Potter es sin duda una experiencia mágica de la que destacamos seis 'must' que ningún fan del universo Rowling puede dejar pasar por alto.

LA LLEGADA A HOGWARTS

Fotos: Europa Press

Después de un pequeño repaso por algunas de las escenas de la saga Harry Potter, un pitido anuncia a los visitantes que el viaje a Hogwarts está a punto de comenzar. ¡El Expreso ya ha llegado al andén Nueve Tres Cuartos! Es hora de cruzar la plataforma para refugiarnos de la nieve que comienza a caer y emprender nuestro viaje.

LA SALA COMÚN DE GRYFFINDOR

Una vez que ya hemos llegado a la escuela de magia, entramos en la Galería de los Retratos, que precede a la sala común de Gryffindor. Allí nos recibe la Señora Gorda con su característico canto. A continuación podemos ver la habitación de Harry y Ron, donde se encuentran sus uniformes, así como otros objetos mágicos como el mapa del merodeador que los gemelos Weasley regalaron a Harry, o el huevo de oro del Torneo de los Tres Magos.

No podían faltar en esta estancia las gafas de Harry, que fueron reparadas por Hermione en más de una ocasión.

 

QUIDDITCH

El deporte estrella de los magos también tiene su propio escenario en la exposición, donde los muggles podrán probar a tirar una auténtica Quaffle. Además de los carteles de la Copa Mundial de Quidditch, en esta sala también están las equipaciones oficiales de las casas de Hogwarts, así como la Nimbus 2000 y la Snitch Dorada.

 

LA CABAÑA DE HAGRIG

Después de probar el deporte mágico, toca poner los pies en el suelo y nada mejor que un pequeño descanso en la acogedora morada de Hagrid en los límites del Bosque Prohibido. En ella nos podremos sentar en un enorme sillón enfrente de la chimenea mientras observamos cómo se mueve un huevo de una criatura mágica.

LAS FUERZAS OSCURAS

Después de atravesar el Bosque Prohibido llegamos a la tenebrosa sala dedicada a las Fuerzas Oscuras, que para muchos es el mejor lugar de la exposición. Allí se encuentran las túnicas del que no debe ser nombrado y sus secuaces, los temidos Mortífagos, así como un Dementor. Además, también nos sorprenderán las piezas del ajedrez gigante de La piedra filosofal - que también está expuesta - y la terrorífica estatua de la lápida de Tom Riddle.

La joya de la corona de esta sala son los Horrocruxes de Voldemort: el diario de Tom Riddle, el anillo de Marvolo Gaunt, el medallón de Salazar Slytherin, la copa de Helga Hufflepuff, la diadema de Rowena Ravenclaw y la temida Nagini.

EL GRAN COMEDOR

No nos podíamos ir de Hogwarts sin pasar por el Gran Comedor donde se celebró el espectacular Baile de Navidad en el que Hermione dejó a todos con la boca abierta cuando apareció del brazo de Victor Krum. Allí podremos ver los elegantes trajes de los magos que participaron en el torneo y de sus acompañantes, así como el de la profesora McGonagall y de Dumbledore, acompañado del entrañable Dobby.

En este salón también hay un expositor con las golosinas Honeydukes y los Sortilegios Weasley. ¿Quién no ha querido saltarse alguna clase y escaparse a Hogsmeade para tomarse unas ranas de chocolate?

Tampoco podían faltar en la exposición las Reliquias de la Muerte: la Varita de Saúco, la Piedra de la Resurrección y la Capa de Invisibilidad.