Marcas como Nike y Bershka, se rajan por el uso de algodón no sostenible