Médico holandés inseminó a decenas de mujeres con su semen para "salvar a la humanidad"

En lugar de utilizar el esperma de los donantes anónimos que sus pacientes seleccionaban por catálogo, Jan Karbaat usaba el suyo.

Un médico holandés de 89 años de nombre Jan Karbaat, fallecido el pasado abril, inseminó con su esperma a decenas de mujeres que acudían a su clínica de fertilidad. La historia la reveló este jueves El País de España, en una publicación que explica que este hombre utilizaba su semen en lugar del de los donantes anónimos que sus pacientes seleccionaban por catálogo, todo esto para "salvar a la humanidad". (Lea:Mujer francesa se inseminará con esperma de su esposo muerto)

De acuerdo con el diario español, las pruebas de ADN que se realizaron con la ayuda de uno de sus hijos legítimos dejaron ver que Karbaat es el padre de 18 personas, concebidas todas en el centro de fertilidad.

Sin embargo, otras 25 aún no tienen certeza de si este médico, que ejerció su profesión durante 40 años y atendió a unas 6.000 mujeres, es en realidad su padre biológico. Por esto, el próximo dos de junio los Tribunales holandeses decidirán si pueden continuar con las pruebas genéticas, pero esta vez utilizando el cadáver del galeno para despejar cualquier duda.

“La reputación del doctor Karbaat estaba entredicho desde hace unos años. Su clínica, Bijdorp, situada en un suburbio de la ciudad portuaria de Róterdam, cerró en 2009 porque las autoridades sanitarias holandesas constataron que mezclaba semen de varios hombres para aumentar las posibilidades de embarazo, una práctica que considerada como prohibida”, escribió el diario internacional.

Por su parte el programa Late Night’, de la cadena RTL4, entrevistó a un hombre de 30 años identificado como Joey Hoofdman, el cual dijo estar seguro de ser hijo de Jan Karbaat luego de entrar a la clínica y ver una fotografía de juventud del doctor. “Casi me caigo hacia atrás”, manifestó el hombre en la emisión televisiva.  

También se conoció que sobre su actuar ilegal el médico decía que “le hacía un servicio a la humanidad donando su semen y que por lo menos había unos sesenta hijos suyos por el mundo”, dato que dio a conocer otro de los posibles hijos de Karbaat, Moniek Wassenaar, de 36 años, en una reseña publicada por el diario Volkskrant.

Los hijos del doctor Karbaat tendrían en la actualidad entre 20 y 40 años, edades que coinciden con la apertura de la clínica en 1980.

La clínica “Bijdorp”, según la Fundación Hijos de Donantes, era uno de los establecimientos médicos de fertilidad más importantes de Holanda ya que dotaba a muchas otras clínicas nacionales, razón por la cual existe una alta probabilidad de que hayan descendientes de Karbaat por todo el país.

Desde 2004, a partir de los 16 años en Holanda las personas que nacieron por inseminación y quieran averiguar sobre sus padres biológicos, pueden pedir la identidad del donante y obtener para ello, por ejemplo, un cepillo de dientes o un cabello de su posible padre.