"A mi hijo le gusta usar tutús y eso no me hace una mala madre"

El conmovedor mensaje de una madre después de que un hombre gritara a su hijo por llevar tutú, fue compartido más de 50 mil veces en Facebook en menos de una semana.

"A mi hijo de tres años y medio le gusta jugar con camiones. Le gusta hacer rompecabezas. Le gusta comer ciruelas. Y le gusta vestirse con tutús brillantes. Si se le pregunta, dirá que los tutús le hacen sentir guapo y valiente y que no hay normas sobre lo que niños y niñas pueden ponerse".

Así comienza el mensaje que Jen Anderson Shattuck, una mujer de Plymouth, en EE.UU., compartió a través de su Facebook, luego de que un hombre le gritara a su hijo Roo y la señalara de ser una mala madre, sólo porque el pequeño decidió usar un tutú brillante para ir al parque.

El episodio ocurrió el pasado 23 de agosto, cuando Jen y su hijo caminaban por el parque. De la nada, se acercó un hombre que le tomó varias fotografías al niño, e increpó a su madre por permitir que usara ese tipo de prenda. La acusó de abuso infantil y de ser "una mala madre". “Ya verán", advirtió.

Tras sufrir el violento ataque de este desconocido, la mujer llamó a un policía que además de atender el caso, elogió la prenda de Roo.     

Jen, quien aún no podía entender la reacción de ese hombre, quedó conmovida por la reacción de su hijo, quien visiblemente asustado le preguntó: "¿Va a volver el hombre? ¿El hombre malo? ¿Va a gritar cosas más desagradables sobre mi falda?".

Al día siguiente, publicó en Facebook un texto contando esta experiencia y explicando que su hijo ha ido con tutú a todas partes –incluso a la iglesia– y que nunca había tenido ningún problema.

“Ayer, en nuestro paseo por el parque, mi hijo y yo fuimos abordados por alguien que exigió saber por qué mi hijo llevaba falda. Nosotros no lo sabíamos, pero parece que llevaba observándonos bastante tiempo.

“Solo por curiosidad”, dijo el hombre. “¿Por qué sigues haciéndole esto a tu hijo?”. Él no tenía curiosidad. Él no quería respuestas. Él quería estar seguro de que ambos sabíamos que lo que mi hijo estaba haciendo –eso que yo le estaba PERMITIENDO hacer– estaba mal.

“Ella no debería hacerte esto”, dijo. Él hablaba directamente a mi hijo. “Eres un niño. Ella es una mala madre, esto es abuso de menores”.

Él hombre nos hizo fotografías, a pesar de que le pedí que no lo hiciera. Me amenazó. “Ahora todo el mundo lo sabrá”, dijo. “Tú verás”.

Y agrega: "No me intimidarán, no me harán sentir vulnerable o asustada. No dejaré que extraños furiosos me digan qué se puede o no se puede poner mi hijo. En casa tenemos un lema, nos queremos, somos amables, determinados y persistentes, bellos y valientes.

Y concluye: "Sabemos quiénes somos. Desconocidos furiosos no cambiarán cómo somos. El mundo no cambiará nuestra forma de ser: nosotros cambiaremos el mundo".

Su testimonio en Facebook, que fue compartido casi 50 mil veces en pocos días, generó diversas muestras de solidaridad por el episodio y bajo el hashtag #TutusForRoo, varios usuarios compartieron fotografías usando la prenda para apoyar al pequeño.

 

My husband loves his tutu! #tutusforroo

Una foto publicada por tari (@taripie) el