Modelo matemático predice los recuerdos de la memoria

Investigadores diseñaron una herramienta computacional que explica los mecanismos biológicos del cerebro por los cuales ciertos recuerdos se mantienen y otros no.

El hipocampo es una región del cerebro responsable, en gran medida, de la formación de la memoria

Imaginemos que dos personas (A y B) atraviesan por la misma situación: son mordidas por un perro. Dos horas después del incidente A recuerda que el perro era negro, que portaba un collar amarillo y que su mandíbula era muy grande. B, por el contrario, recuerda que el perro tenía una mancha blanca en una de sus patas y tenía unas orejas protuberantes.

¿Por qué algunas cosas las olvidamos y otras las recordamos? ¿Por qué la memoria se concentra en ciertos detalles y obvia otros? ¿Por qué para unos y otros los recuerdos son diferentes?

De acuerdo con la agencia de noticias SINC, científicos del Instituto Salk (San Diego, EE. UU.) publicaron el pasado miércoles un estudio en la revista Neuron que revela por qué solo se recuerdan ciertas referencias dentro de las dos horas posteriores a un evento.

Para esto, los investigadores construyeron un modelo informático que integra experiencias sucedidas en un lapso de tiempo de entre una y dos horas. De acuerdo con Terry Sejnowski, uno de los autores del estudio, “los modelos anteriores se basaban en patrones de actividad rápidos”.

Un elemento adicional que incluyeron en la investigación fue el contenido de la experiencia, pues sabían que la ventana temporal era importante para la fijación de recuerdos. “Lo que hemos indagado es cómo el contenido de un suceso también determina si se grabará o no”, explica.

El nuevo modelo revela que las células del cerebro fabrican rápidamente ciertas proteínas para crear nuevos recuerdos. Algunas de estas permanecen durante horas en neuronas específicas del cerebro antes de romperse.

El estudio asegura que los recuerdos se consolidan, únicamente, cuando una nueva experiencia vuelve a activar las mismas neuronas que ya habían sido estimuladas por otro suceso anterior.

Los científicos de Salk dicen que se trata de un patrón espacial, pues la posición de estas proteínas en neuronas concretas y áreas circundantes predice qué recuerdos se van a grabar y cuáles se van a desechar. Todo depende del momento y el lugar de la superposición.

De acuerdo con los investigadores, la herramienta no sólo sirve para predecir los recuerdos, sino también para entender cómo se escoge y procesa la información durante el sueño. Así mismo es un instrumento útil en el estudio de trastornos como el párkinson, el alzhéimer y el estrés postraumático.

Temas relacionados