Mujeres colombianas que marcaron la historia y que quizás no conocías

Noticias destacadas de Actualidad

Le contamos acerca de la vida de Policarpa Salavarrieta, María Cano, Soledad Acosta de Samper, Esmeralda Arboleda Cadavid y Emilia Pardo Umaña, quienes se dedicaron a luchar contra las injusticias sociales y derechos de las mujeres.

Durante el proceso de aprendizaje en la escuela suelen enseñarnos acerca de los grandes filósofos, pintores, revolucionarios de la historia, que son campos históricamente dominados por los hombres. Hemos conocido a Sócrates, Platón, Aristóteles, Nietzsche, Foucault, Agamben, entre otros. Así como Antonio Nariño, Francisco de Paula Santander y más, pero a lo largo de la historia hay muchas mujeres que fueron intelectuales, pacifistas y políticas.

Y sus obras han tomado fuerza en diversas corrientes académicas, además se encargaron de revelar y cuestionar aspectos de las sociedades de su época, que dejan entre ver su lucha por ser reconocidas y ganarse un lugar entre los hombres. Su legado está en libros, ensayos, reflexiones e historia. Le contamos acerca de algunas colombianas que marcaron la diferencia en acontecimientos del país:

Policarpa Salavarrieta

Nació en San Miguel de Guaduas (Cundinamarca), el 21 de enero de 1800 y murió el 14 de noviembre de 1817 cuando fue ejecutada en la Plaza Mayor de Bogotá. Es conocida como La Pola. Era la quinta de siete hermanos. A corta edad participó en el grito de la independencia del 20 de julio de 1810. Desde esa época sus actividades estuvieron relacionadas con los independistas, especialmente con el ejército patriota, a quienes les recibía y enviaba mensajes, así como material de guerra.

También ayudaba a convencer a jóvenes para que se unieran a la causa de los patriotas. Era una experta en espionaje. Su labor quedó al descubierto con la captura de los hermanos Almeyda, quienes tenían en su poder documentos que la involucraban. Fue detenida en la casa de Andrea Ricaurte de Lozano, y encerrada en el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, que era una cárcel en ese entonces. El 10 de noviembre de 1817, el Consejo de Guerra la condenó a muerte junto con Sabaraín y otros patriotas más. Es considerada una de las mujeres más representativas de la revolución independista de Colombia.

María Cano

Nació en Medellín, el 12 de agosto de 1887 y murió el 26 de abril de 1967. Es considerada la primera mujer en desempeñarse como líder política. Dirigió la lucha por los derechos civiles, fundamentales y de los trabajadores asalariados. Estuvo encabezando las huelgas obreras. Sus inicios fueron en el sindicato de las minas de Segovia y Remedios (Antioquia). Desde ese entonces empezó a recorrer el país defiendo los derechos de mujeres y trabajadores.

Trabajó en 1926 en la preparación del III Congreso Nacional Obrero. En aquella época realizó un viaje desde Medellín hasta Ibagué, en compañía del dirigente socialista Tomás Uribe Márquez, con el objetivo de conocer la situación de la clase obrera. En marzo de 1928, participó activamente en las campañas de solidaridad por Nicaragua, que fue invadida por tropas estadounidenses.

Trabajó en la Biblioteca Departamental de Antioquia entre 1930 y 1947. En 1945, le ofrecieron un homenaje en Medellín, organizado por el movimiento de mujeres sufragistas. En 1967, el Concejo de Medellín aprobó una medalla de homenaje, en el marco de la celebración del Día de la Mujer y el 27 de abril fue reconocida como una de las mujeres destacadas de Antioquia.

Soledad Acosta de Samper

Escritora bogotana. Nació el 5 de mayo de 1833 y murió el 17 de marzo de 1913. Se casó en 1855 con José María Samper Agudelo, escritor y político. Vivió varios años en París, en donde comenzó a publicar obras con los seudónimos de Aldebarán, Renato, Bertilda y Andina. En 1858, comenzó a publicar su obra en la Biblioteca de Señoritas y en El Mosaico de Bogotá.

Le ayudaba a Samper Agudelo en los periódicos que dirigía y realizó algunas colaboraciones en diarios de Perú. En 1892 fue nombrada delegada oficial de Colombia en el IX Congreso Internacional de Americanistas en el Convento de La Rábida, en España. También representó al territorio nacional en los congresos conmemorativos del Cuarto Centenario del Descubrimiento de América.

Se dedicó apoyar a las mujeres y fundó varios folletos como La Mujer, La Familia, Lecturas para el Hogar (1884-1885), El Domingo de la Familia Cristiana (1889-1890), El Domingo (1898-1899) y Lecturas para el Hogar (1905-1906). Durante la elaboración de estos tuvo estrecha relación con temas como la antropología, historia, moda, ciencia, religión y consejos para las mujeres.

Es de resaltar que escribió más de 20 novelas, 50 narraciones breves y cientos de artículos, entre los que están: Novelas y cuadros de la vida suramericana (1869), Biografía del general Joaquín Acosta; Dolores, Cuadros de la vida de una mujer; Un chistoso de aldea (1905), Los piratas en Cartagena (1885), Historias de dos familias.

Esmeralda Arboleda Cadavid

Nació en Palmira, el 7 de enero de 1921 y murió en Bogotá, el 16 de abril de 1997. Fue la primera mujer Senadora de la República en la historia de Colombia (1958 - 1961).) Era abogada y política. Esmeralda Arboleda jugó un papel muy importante como líder sufragista, ya que se encargó de difundir la relevancia del voto de las mujeres. Con Josefina Valencia creó Comité Pro-voto de la Mujer.

En 1954, fundaron la Organización Femenina Nacional, asociación que tenía el objetivo de trabajar por los derechos de las mujeres. Luego crea Unión de Mujeres de Colombia, que tenía la finalidad de buscar más apoyos y sensibilizar a las mujeres. En ese mismo año es nombrada para conformar la Asamblea Nacional Constituyente. Su partición en la política estaba encaminada a lograr el voto femenino.

En 1957, sufrió un intento de secuestro del que salió ilesa gracias a la colaboración de los vecinos de la zona, por lo que es sacada del país junto con su hijo, pero en 1958 regresa y es elegida como senadora por el Valle del Cauca. En 1961, el presidente Alberto Lleras la nombra Ministra de Comunicaciones y en 1966 vuelven a elegirla como senadora y un año después es electa como embajadora ante Austria (1967-1969).

Adicionalmente, se desempeñó como embajadora y representante de Colombia ante la ONU y en 1980 fue relatora especial de la Comisión sobre el estatus de la mujer en la reunión del Consejo Económico y Social de la ONU. Por último, participó en la campaña presidencial de Virgilio Barco y en 1997 fallece debido a una insuficiencia renal.

Emilia Pardo Umaña

Nació en Bogotá en 1907, en una familia de clase alta y de tradición conservadora. Ella decide convertirse en periodista. Empezó a trabajar a los 27 años en El Espectador, ocupándose de las páginas sociales, es decir de nacimientos, matrimonios, efemérides, cumpleaños, viajes, enfermedades, entre otros. También tenía una columna llamada La doctora Ki-Ki.

En 1944, comenzó a ser columnista del periódico El Siglo, diario conservador desde el que hizo activismo político en contra del gobierno de Alfonso López Pumarejo, por lo que sufre una persecución política y busca asilo en la Embajada de Ecuador. Igualmente, fue corresponsal para El Tiempo.

Luego en 1951 ayuda en la fundación de la emisora cultural HJCK para la cual elaboró libretos, parodias, cuñas e incursionó en el radioteatro. Adicionalmente, publicó su novela Un muerto en la legación.

Disfruta de nuestros beneficios haciendo parte del Círculo de Experiencias de El Espectador. Te invitamos a que te suscribas en cualquiera de nuestros paquetes digitales. Síguenos en redes y descubre todo lo que hemos preparado:

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.