Las mujeres, ¿objetos?

Los hombres no vuelven objetos a las mujeres. En cambio, tienen varios modos de percibirlas.

Que me trata como una cosa. Que soy un objeto para él. Un grupo de investigadores, liderados por Kurt Gray, psicólogo de la Universidad de Maryland, matiza esa hipótesis femenina común: los hombres no las convierten en “objetos”, sino que tienen varios modos de percibirlas.

En un informe reciente, publicado en el Journal of Personality and Social Pshycology, los investigadores mostraron que la mente categoriza a los otros de dos formas: agencia (aquellos individuos capaces de actuar, planear y tener autocontrol) y experiencia (habilidad para sentir emociones). En ninguno de los dos casos la mente convierte a los otros en “objetos”. En cambio, tiende a percibirlos más racionales o más sensibles.

Entonces los investigadores reunieron fotografías de rostros y cuerpos femeninos y las mostraron a un grupo de hombres. Cuando vieron las caras de las mujeres, la actividad cerebral apuntó hacia la agencia. Los rostros revelaron una capacidad más racional.

Sin embargo, si se descubrían más partes del cuerpo, el nivel de agencia disminuía, mientras que el grado de experiencia aumentaba. Las mujeres, vestidas o desnudas, eran apreciadas como individuos con una mayor capacidad de sentir dolor o felicidad. Dicho resultado sugiere que entre más expuestas se encuentren, la percepción mental las califica como más sensitivas.

Ésa no fue la única conclusión del estudio. El hecho de que, en algunas ocasiones, los hombres perciban a las mujeres como más sensibles, tiene otros efectos. Si la experiencia mental apunta a que las mujeres son más susceptibles a sentir dolor, los hombres pensarían que necesitan más protección.

¿Cómo lo comprobaron? Los investigadores se dieron cuenta de que los hombres no eran capaces de provocar daños a un cuerpo desnudo. Dicho de otro modo: un cuerpo desnudo es más fácil de victimizar.

Temas relacionados