Música de un bus de México al iPod de Obama

Rodrigo y Gabriela se presentaron ante el presidente de EE.UU. No los conocía ni el propio presidente mexicano.

Nacieron hace casi cuatro décadas en México DF, les rechazaron en la Escuela Superior de Música, pero decidieron ganarse la vida con sus guitarras y lo han conseguido: Rodrigo y Gabriela tocaron en una cena ofrecida por Barak Obama y este verano actúan en los principales festivales de Europa.

Video: Así se vive una presentación musical de Rodrigo y Gabriela

"Todo ha sido sin planearlo. Nunca tuvimos la expectativa de ser famosos. Simplemente queríamos tocar e intentar vivir de la música", explicó Gabriela Quintero López, del dúo Rodrigo y Gabriela, una banda que para sorpresa de muchos ha triunfado tocando sus guitarras acústicas si cantar.

Quebrar la supuesta presunción de que para aparecer en la lista de los más vendidos es imprescindible ejercer las cuerdas vocales, es uno de los logros de Gabriela y Rodrigo Pineda Vázquez.

"¿Cantar? no, mejor que no, eso hay que evitarlo, porque cantamos fatal", responde divertida la parte femenina de este dueto que tocan juntos desde finales del siglo XX, cuando decidieron cortar amarras, dejar México e irse a recorrer el mundo.

"Queríamos conocer otras culturas, aprender otras músicas. Decidimos que tal vez podríamos vivir de la música, como hacíamos en México, en los hoteles de Cigüatanejo. Decidimos irnos sin boleto de regreso y elegimos Irlanda sin saber", explicó Gabriela.

La idea era hacer "quince días aquí, quince días allá", pero Dublín les cautivó, sobre todo el hecho de que sea tan receptivo con los músicos.

"Empezamos a tocar en las calles. Éramos unos ignorantes y no sabíamos que Irlanda tiene una cultura musical muy fuerte, una cultura de tocar en la calle, o sea que era el lugar idóneo, y de hecho lo que no buscábamos apareció: manager y compañía disquera. De ahí a entrar en el circuito de festivales fue muy rápido".

Igual de meteórico fue el ascenso de la pareja en el panorama musical europeo primero, y estadounidense después, hasta llegar, incluso a la Casa Blanca.

"Nos contactaron de la Casa Blanca, una invitación directa a nuestro manager sin explicar mucho de que se trataba. Y resultó que era para cantar ante Barak Obama y el presidente de México Felipe Calderón".

Tocaron cinco piezas para ambos mandatarios y pudieron hablar con ellos. "¡Calderón se disculpó porque no nos conocía previamente, pero Obama nos dijo que nos tenía en su ipod!".

Tras haber participado en la banda sonora de la película El Gato Con Botas y de la cuarta entrega de Piratas del Caribe, y después de haber tocado con la Orquesta Filarmónica de Los Angeles, vuelven a los orígenes.

Este verano tocarán en Bélgica, Finlandia, Francia, Gran Bretaña, Holanda, y Suiza, comenzando por el Festival de Montreux, uno de los más longevos y prestigiosos de Europa.

Presentarán su último disco "Área 52" grabado con la banda C.U.B.A, formada por trece músicos de la isla caribeña, y en el que reinterpretan nueve de sus propios temas.

"¡Pasamos 20 días en La Habana y no conocimos nada! estuvimos en el estudio de grabación, fue mucho trabajo, pero salió hermoso", confiesa la mexicana, tras explicar que no es nada fácil crear con otros, dado que es necesario que haya una conexión especial.

"Tienes que tener chispa tocando juntos. Se tienen que alinear muchos planetas", algo que se dio con C.U.B.A, cuyos componentes son exmiembros de la mítica banda Los Van Van.

A pesar de que la experiencia ha sido positiva -tanto que estarán de gira con ellos este verano- Gabriela anuncia que vuelven al estudio en septiembre, pero solos.

"Vamos a volver al dúo, solo nosotros dos", subraya.

No adelanta nada del nuevo álbum porque de hecho no saben mucho de que se va a tratar: "comenzamos a tocar una melodía aquí, otra allá, la música se va dando y te va indicando por donde. No nos gusta manipularlo con ideas preconcebidas", explica.

La novedad, es que tal vez los roles van a invertirse y Rodrigo se encargará de hacer la percusión, el ritmo y el acompañamiento, y será Gabriela quien tocará la melodía. "Tengo muchas melodías en la cabeza y puede ser divertido cambiar, el juego es el juego", apunta Grabiela.