Narcotráfico y grupos armados, responsables de deforestación

Así lo aseguró el Ministerio de Ambiente y Desarrollo durante la ratificación del Pacto Intersectorial por la Madera Legal en Colombia.

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible calcula que en Colombia la tasa promedio de deforestación al año es de 238 mil hectáreas (una hectárea es el equivalente a una cancha de fútbol), siendo los principales responsables de este escenario “el narcotráfico, la guerra y la ampliación de la frontera agropecuaria”. Esto lleva al ministro Juan Gabriel Uribe a pensar que “si logramos la paz en 10 años podremos recuperar 2 millones de hectáreas de bosques”.

Los datos fueron revelados este martes durante la firma de ratificación del Pacto Intersectorial por la Madera Legal en Colombia, que reúne a representantes de los sectores público y privado en la lucha contra esta problemática. Este pacto, que nació en agosto de 2009 y ahora es ratificado, cuenta con cerca de 70 entidades firmantes.

El objetivo es claro: lograr que la madera extraída, transportada, transformada, comercializada y utilizada en el país, provenga exclusivamente de fuentes legales. El 42% de la madera que se comercializa en Colombia proviene de árboles que han sido cortados ilegalmente. Árboles que tardan entre cinco y 15 años para crecer y ser aprovechables.

Se estima que la tala ilegal tiene en vías de extinción a 21 especies de árboles nativos. Y el escenario se hace más dramático si se miran, por ejemplo, los cálculos que hace el Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional: de seguir este ritmo los bosques de un solo municipio como Acandí (Chocó) estarían totalmente fragmentados antes de 40 años.

El biólogo Gonzalo Andrade, quien hace parte de este instituto, señala que la problemática de la deforestación se ha multiplicado con los años. “Entre 1900 y 1962 las cifras llegaron a 6 millones de hectáreas, y entre 1963 y 1998, a 11,5 millones”, dice un informe de Unimedios. Hoy el dato es de 238 mil hectáreas.

Este escenario fue el que expuso este martes el ministro Juan Gabriel Uribe, quien recalcó que en su administración es prioridad recuperar y restaurar los bosques, que están siendo “depredados”. La idea es que cada organización participante, de acuerdo a su papel en la cadena, asuma unos compromisos específicos.

Por ejemplo, la Asociación Colombiana de Camioneros -ACC- tiene la tarea de impulsar entre sus afiliados, “una política gremial orientada a asegurar que el transporte de la madera se realice única y exclusivamente con procedimientos que permitan demostrar la legalidad de su procedencia”. Otro de los firmantes es la Cámara ASOMINEROS de la ANDI, que se comprometió a crear una política para sus asociados que permita “asegurar que la madera utilizada para el desarrollo de proyectos de minería del carbón, sea adquirida solamente en establecimientos o a través de vendedores que puedan demostrar su legalidad”.

Temas relacionados

 

últimas noticias

La historia de Papá Noel

Este será “el” atardecer de fin de año