Niña de 12 años se quemó la mitad de su cuerpo por participar en el ‘Fire Challenge’

El incidente ocurrió en Detroit, Estados Unidos, después de que una amiga de la menor la convenciera de participar en reto que consiste en rociarse alcohol en el cuerpo, prenderse fuego, grabarlo y subirlo a redes sociales.

Pixabay

Timiyah Landers es una niña de 12 años que resultó con graves quemaduras después de participar, con ayuda de unas amigas, en el reto viral llamado Fire Challenge (desafío del fuego). El desafío consiste en aplicarse alcohol en el cuerpo, prenderse fuego, grabarlo y subirlo a redes sociales.

El incidente ocurrió en Detroit, Estados Unidos. La menor estaba con dos amigas en su casa y una de ellas le insistió que hiciera el reto. Para convencerla, le dijo que ya lo había hecho y que había resultado ilesa, así que Landers aceptó.

Brandi Owens, mamá de la menor, estaba durmiendo una siesta con su pareja sentimental cuando escuchó los gritos de auxilio de su hija. Salieron del cuarto para ver qué estaba sucediendo y encontraron a Landers con fuego desde sus rodillas para arriba.

(Le puede interesar: Matilda Challenge: el nuevo reto viral en las redes sociales). 

El papá de la menor intentó apagar el fuego metiendo a la niña en una bañera, mientras Owens arrancaba la ropa en llamas de su hija. “Ni siquiera me di cuenta que me estaba quemando las manos, no sentí el fuego, solo estaba salvando a mi hija”, le dijo Owens a The Washington Post.

Después de controlar el fuego, la pareja ingresó con cuidado a Landers dentro del carro y la llevaron a un hospital.

Owens dijo que la menor tiene quemaduras de segundo y tercer grado, la mitad de su cuerpo está vendado y tiene que alimentarse por un tubo. Además, los médicos le informaron que Landers será sometida a varias operaciones y estará hospitalizada, al menos, durante cinco meses.

(Le puede interesar: ¿Qué es el Dele Alli Challenge y cómo lograrlo con éxito?). 

Las menores que estaban con la víctima en el momento del incidente fueron quienes le dijeron a Owens que se trataba del Fire Challenge. “Cuando prendieron el fuego estalló porque habían productos inflamables alrededor, como perfumes”, añadió la mujer.

El Fire Challenge comenzó en 2014 con un niño de 15 años oriundo de Kentucky. El menor tuvo quemaduras de segundo grado después de realizar el reto.

Otro caso conocido ocurrió ese mismo año, cuando una joven de 16 años se roció en el pecho removedor de esmalte y después se prendió fuego, sobrevivió y aseguró que fue una idea estúpida.