Niña de cinco años pidió a sus padres morir en vez de ser llevada al hospital

La menor se llamaba Julianna Snow y padecía una enfermedad terminal. Sus papás consultaron a los médicos y decidieron acatar la voluntad de la pequeña.

/ Instagram: julianna.yuri

 A los dos años los doctores la diagnosticaron con la enfermedad de Charcot-Marie-Tooth, un padecimiento neurodegenerativo que, a los cuatro años, le hizo perder el uso de sus extremidades. Su sistema para procesar alimentos también cayó a niveles mínimos de funcionamiento lo que hizo necesario que se le alimentara a través de un tubo que los médicos le conectaron al estómago.

Pese a todas las complicaciones, la mente de Julianna funcionaba con normalidad. Su mamá, Michelle Moon, junto con su esposo, tuvieron que hablar con los doctores para aclarar el panorama médico de la niña. Según los especialistas, existía una probabilidad muy alta de que Julianna muriera en alguno de los muchos procedimientos médicos que, además, serían dolorosos. Incluso si la niña soportaba las operaciones, los doctores no podrían garantizar que viviera por mucho tiempo más.

Dadas estas situaciones, Moon decidió hablar con su hija para explicarle lo que pasaba y al mismo tiempo conocer cuál sería su voluntad. La mamá abrió un blog donde publicaba las experiencias que atravesaba. En él, escribió la conversación que tuvo con Julianna:

- Julianna, si te enfermas de nuevo, ¿Quieres ir al hospital o quedarte en casa?

- Al hospital no.

- ¿Incluso si eso significa que te irás al cielo?

- Sí.

- ¿Sabes que papá y mamá no irán contigo inmediatamente? Irás sola primero.

- No te preocupes. Dios me va a cuidar.

- Si vas al hospital, eso te puede ayudar a que te mejores y puedas venir a casa y pasar más tiempo con nosotros. Necesito estar segura de que entiendes eso. El hospital te puede dar más tiempo con papá y mamá.

- Entiendo.

- Lo siento, Julianna. Sé que no te gusta cuando lloro. Pero es que me vas a hacer mucha falta.

- Está bien. Dios me va a cuidar. Está en mi corazón.

En el mismo blog que abrió para publicar el proceso de su hija, hizo el anuncio. Julianna murió el martes. Su mamá contó que en sus últimas horas de vida le costó mucho trabajo respirar y se empeoró tanto que en 24 horas ya no hubo nada que hacer.