Niños colombianos afectados por el conflicto se benefician de los proyectos de la UE

La Unión Europea incrementará a 4 millones de euros la partida que dedica a su iniciativa de educar menores en todo el mundo.

Archivo El Espectador

La Unión Europea apuesta por el futuro de los niños colombianos afectados por el conflicto en su país a través de la iniciativa creada por la UE tras ganar el Premio Nobel de la Paz, centrada en la educación de los menores, explicó a Efe la comisaria de Ayuda Humanitaria, Kristalina Georgieva.

"En el caso de Colombia, ponemos el énfasis en que todos los niños puedan tener una educación y potencialmente ir a la universidad y estudiar", señaló Georgieva, que participó este miércoles en un evento para celebrar el primer año de la iniciativa "EU Children of Peace", creada con el dinero correspondiente por ganar el Nobel en 2012.

La UE anunció que incrementará a 4 millones de euros en 2014 la partida que dedica a su iniciativa para asistir a más de 80.000 niños en diferentes países del mundo afectados por situaciones de conflicto o postconflicto, el doble del dinero que adjudicó en 2013.

"Están los conflictos que vemos y los que no vemos y olvidamos que existen. Ésta es la categoría en que está Colombia", afirmó Georgieva.

La comisaria aseguró que los menores que se ven afectados por un conflicto "están perdiendo su oportunidad de aprender", pero en cambio quien deberá tomar las riendas del futuro "será la juventud, si ayudamos a que esté preparada para ello".

Georgieva apuntó que hay unos 28 millones de niños en el mundo que viven en áreas en conflicto que no tienen acceso a la educación, "lo que quiere decir que no tienen futuro, y eso es horrible para ellos, también pasa sus sociedades".

El objetivo de la iniciativa es que estos menores "tengan un espacio seguro donde puedan enterrar los recuerdos de la guerra", y también "garantizar que, cuando la guerra haya acabado, podrán volver a casa para reconstruir su país".

"EU Children of Peace" apoya los esfuerzos de Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en Colombia y Ecuador con 400.000 euros que se invierten en la educación y protección de unos 4.750 niños (unos 3.200 en Ecuador y 1.550 en Colombia).

En Ecuador, estos fondos van dirigidos a proporcionar a los menores material básico para la escuela y uniformes, así como cursos intensivos para los menores que necesiten ponerse al nivel de sus compañeros en clase.

También se organizan actividades concretas en las que se potencia la lucha contra la discriminación y se promueve la tolerancia.

En Colombia, la UE proporciona becas, uniformes escolares y material para el estudio a niños afectados por el conflicto.

Además, se construye para ellos "espacios protegidos" en los que ellos se sientan seguros y donde puedan realizar actividades educativas, culturales y de recreo.

"Hemos presentado un proyecto para mejorar la educación y dar a los niños la seguridad de la escuela, un lugar donde pueden aprender y olvidar un poco los traumas del conflicto y las preocupaciones que tienen en su vida diaria", indicó a Efe la directora de la Oficina para las Américas de ACNUR, Marta Juárez.

Explicó que el proyecto que desarrolla ACNUR con los refugiados colombianos se ha beneficiado del aporte de la iniciativa europea a raíz del Premio Nobel "en un momento muy especial", cuando se están produciendo el diálogo de paz entre el Gobierno del país y las Farc.

"Hay que preparar a la nueva generación a ver que hay algo más allá del conflicto, que hay esperanza, y que cada uno tiene la responsabilidad de traer la paz a Colombia", enfatizó Juárez.

El conflicto entre el Gobierno colombiano y las guerrillas ha causado en las dos últimas décadas unos cinco millones de desplazados y refugiados.

La mayor parte de ellos huye al vecino Ecuador, país que acoge al mayor número de refugiados en América Latina, de los que un 98% son de origen colombiano.