¿No se sabe Donald Trump el himno de Estados Unidos?

Al momento de hacer honor a los símbolos patrios, en la final del campeonato universitario de fútbol americano, el mandatario republicano entonó el himno por partes, parecía no recordar la letra.

Archivo.

Muy dubitativo e inseguro se le vio al presidente estadounidense, Donald Trump, mientras entonaba el himno nacional en la final del campeonato universitario de fútbol americano, que se realizó en el Mercedes Benz Stadium de Atlanta.

Antes de iniciar el encuentro deportivo entre Alabama y Georgia, el mandatario norteamericano se revistió de orgullo patrio al momento de hacer honor a la composición musical que representa su nación, pero lo que se pudo percibir fue algo diferente.

Mientras sonaba el himno, las cámaras que enfocaban a Trump y quienes asistieron al evento pudieron notar que el presidente cantaba por partes y parecía no recordar la letra. El hecho no pasó desapercibido en las redes sociales que, de inmediato, rechazaron el suceso. (Lea también: Trump, llegó la hora de ir al médico)

 

¿La razón? Desde el inicio de su mandato el líder republicano se ha referido en varias ocasiones a los actos de “irrespeto” hacia los símbolos patrios por parte de la Liga Profesional de Fútbol (NFL), cuyos jugadores ponen una rodilla en el piso y guardan silencio al momento de cantar el himno.

No obstante, vale recordar que este acto de protesta ni siquiera fue motivado por la elección del magnate o su gobierno, sino que se remonta agosto del 2016 – durante el periodo de final de la presidencia de Obama – cuando Colin Kaepernick, jugador del San Francisco 49ers, realizó este acto en rechazo a los hechos de violencia policial contra la comunidad negra que se presentaban con gran frecuencia en esos momentos. (Le puede interesar: La pulla de Trump a Santos durante una llamada)

Desde entonces, otros jugadores que se sintieron identificados con la causa se unieron a la iniciativa. Este movimiento tomó más fuerza cuando Trump se rehusó a condenar el ataque en Charlottesville, Virginia, ocurrido el 12 de agosto de 2017, en el que un automóvil embistió a una multitud de antirracistas, en medio de una protesta liderada por grupos de la derecha radical que se oponían al retiro de la estatua del general confederado Robert E. Lee, quien luchó a favor de la esclavitud durante la guerra civil estadounidense.