Noche con teletransportación

Más que una noche para celebrar en familia en torno a costumbres religiosas, como en la mayor parte del mundo, en Japón la Navidad es un momento de pareja: íntimo y romántico.

Un operador móvil organiza un evento para que las parejas que están separadas puedan encontrarse con ayuda de la tecnología. / 123rf

El carácter nipón y la vertiente más anglosajona de la Navidad, que se empezó a conocer en Japón sobre todo por la presencia desde mediados del siglo XX de tropas o personal diplomático estadounidense, han dado lugar a una serie de rituales un tanto extravagantes y exclusivos del país asiático.

Se trata de cenas en parejas que han adquirido tanta importancia, que aquellos que se encuentran distanciados tienen opciones para evitar estar solos en las celebraciones.

Este año el operador de telefonía móvil KDDI ha organizado un evento que permitirá “cenar juntos” a aquellos que llevan relaciones a distancia y vivan en Tokio y Osaka, los dos principales núcleos económicos del país.

La cena se organizará simultáneamente en hoteles de las dos ciudades, donde se colocará a cada participante ante una pantalla gigante en la que se transmitirá la imagen de su pareja en tiempo real para que parezca una verdadera cena con dos comensales.

Para añadir autenticidad a la experiencia, incluso se ha contratado a gemelos para que ejerzan de camareros y dé así la sensación de que es una sola persona la que atiende la mesa.

Incluso, la obsesión por pasar en pareja estas fechas ha generado hasta un neologismo para aquellos que pasan por su cuenta la Nochebuena: “kuribotchi”, que combina la palabra kurismasu (Navidad en japonés) y la expresión “hitori-botchi” (estar solo).

Esta situación ha desatado en Japón reacciones ante estos hábitos navideños. Gestos como el grupo autodenominado Kakuhidou (Alianza Revolucionaria de Varones no Atractivos), que desde 2006 se manifiesta en el centro Tokio cada año en contra de la Navidad y el consumismo y a la vez reivindica la “libertad de no casarse”.

Algo parecido ha sucedido este año en PiaPia, un restaurante de la localidad de Hachioji (oeste de Tokio), que se ha negado a atender a parejas la noche del 24 para así no deprimir a sus camareros, que estarán trabajando en esa fecha, y a aquellos que cenen sin un acompañante.

Temas relacionados