Nueva York aprobaría la marihuana medicinal

La propuesta no permitiría fumarla sino ingerirla, vaporizarla, emplear sus derivados basados en aceite o consumirla en pastillas.

En Israel, la empresa Tikun Olam ha desarrollado cepas únicas de marihuana sin efectos psicoactivos, pero con mejores propiedades antiinflamatorias. / AFP

Nueva York se convertirá en el vigésimo tercer estado en legalizar el uso médico de la marihuana en EE.UU. Esta semana, el gobernador Andrew Cuomo anunció que se avanza en la firma de un acuerdo de ley para regular la utilización de esta droga, considerada “blanda”, pero advirtió que, a diferencia de otros lugares, Nueva York impondrá reglas de manipulación muy estrictas.

“Existen riesgos que deben evitarse, riesgos para la salud pública y de seguridad pública”, dijo Cuomo, y aseguró que esta legalización podría suspenderse si se nota que hay quienes quieren evadir la ley y aprovecharse de la norma.

Más de veinte estados permiten actualmente que los pacientes tengan acceso a la marihuana como un paliativo para contrarrestar los efectos de tratamientos como la quimioterapia o para aliviar síntomas como convulsiones.

Sin embargo, mientras en otros lugares de Estados Unidos la ley permite que la planta se pueda fumar, en Nueva York estaría prohibido y sólo podría ser ingerida, vaporizada, empleada mediante sus derivados basados en aceites o consumida en forma de pastillas.

La próxima semana el Congreso votará el proyecto que, de ser aprobado, tardaría 18 meses más en entrar en vigor. Esto implica la apertura e identificación de nuevas entidades que comiencen a dispensar la droga, aunque es posible autorizar a los médicos para que la receten antes de ese tiempo.

Inicialmente, cinco organizaciones, entre empresas y entidades sin ánimo de lucro, tendrían permitido distribuir la marihuana en 20 puntos del estado y sólo los pacientes de enfermedades graves tendrán acceso a la droga.

Los médicos podrían recetarla para un limitado número de enfermedades como cáncer, VIH-sida, epilepsia, enfermedades neuropáticas y esclerosis múltiple, así como por los males de Gehring, Parkinson y Huntington. Entre las posibles implicaciones penales de la ley se encuentra que los especialistas que entreguen fórmulas médicas injustificadas podrían ir a la cárcel hasta por cuatro años. Los pacientes que vendan sus fórmulas podrían enfrentar cargos por delito menor, aunque, como medida de control, todos los pacientes tendrán que portar una tarjeta de registro que muestre que están autorizados a tener marihuana en su poder.

“La marihuana medicinal tiene la capacidad de hacer mucho bien a la gente con dolor, que está sufriendo y necesita desesperadamente un tratamiento que le pueda proporcionar alivio”, dijo el gobernador Cuomo durante una conferencia de prensa en la que estuvo acompañado de algunos legisladores.

El jueves pasado, en ese mismo lugar, padres de familia y otros partidarios de la legalización —incluyendo algunos niños en sillas de ruedas y otros visiblemente afectados por condiciones degenerativas— pidieron la aprobación del proyecto. “Por favor, que pase esta ley”, dijo Tim Emerson, padre de Julia, de siete años de edad, quien tienen continuos ataques de epilepsia. “Por favor, ayuden a nuestros hijos”, repitió, según informó el diario Nuevo Herald.

últimas noticias